Animalistas exigen a la Xunta un decreto que regule la 'Rapa das Bestas' para frenar "acciones crueles" a los caballos

Publicado 07/07/2019 12:43:19CET
Rapa Das Bestas en Sabucedo, en Pontevedra
Rapa Das Bestas en Sabucedo, en PontevedraÁlvaro Ballesteros - Europa Press

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La celebración de la 'Rapa das Bestas', que estos días se desarrolla en A Estrada (Pontevedra) carece de un decreto de la Xunta que controle esta actividad en la que se producen "acciones crueles" contra los caballos, según han denunciado la Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber.

   Las entidades animalistas afirman que exite un "nulo interés de la Xunta de Galicia por desarrollar medidas básicas en relación al bienestar animal" en una actividad que se ha convertido en "un espectáculo de pago".

   En la Rapa das Bestas, denuncian, se producen "acciones crueles" contra los caballos, como "el marcado a fuego o las peleas de garañones" que consideran que "no tienen más finalidad que forzar fotografías de medios internacionales".

   Los animalistas hablan de "descontrol" en las Rapa das Bestas y ponen como ejemplo el uso actual de medicamentos veterinarios por parte de los llamados "aloitadores" "sin una correcta administración, en función del peso o del estado físico de cada animal".

   En concreto, alertan de que supuestamente existen productos que podrían tener un impacto nocivo sobre el Medio natural, que se emplearían "sin que se tomasen las medidas de contención previstas en los propios prospectos".

   En este sentido, la supuesta desparasitación de la cabaña equina en zonas como Sabucedo "cae por su propio peso por una administración sin control ni revisiones, tal y como sucedería en cualquier explotación ganadera reglamentada a través de diferentes normas sobre sanidad y bienestar animal".

   Hasta el momento, los animalistas han reunido más de 165.000 firmas para reclamar la pretendida Ley de Protección Equina, que también ayudaría a evitar la colocación de cepos, cadena y cuerdas en las patas de los animales, por tratarse, a su juicio, de "acciones crueles" que cometen "algunos ganaderos" en el traslado de los caballos a los curros.

   Para Libera y FFW "resulta extraño que un espectáculo con animales, sin normas propias, pueda ser declarado Bien de Interés Cultural inmaterial" y que la Xunta manifieste su "completo apoyo sin haber consultado a absolutamente ninguna entidad especializada en la protección de los animales".

   Las ONG perciben "un interés mercantil" en la declaración de Bien de Interés cultural, ya que supondría que se accediese a "nuevos programas de ayudas económicas" y "en el caso de ser BIC estatal, a las convocatorias" con cargo al conocido como "1,5% cultural".

Contador