El arzobispado no se opone a la retirada de los símbolos franquistas de Cangas, aunque demanda que se reponga la cruz

Publicado 08/05/2019 20:53:45CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 May. (EUROPA PRESS) -

   El Arzobispado de Santiago ha emitido este miércoles un comunicado en el que explica que "no se opone" a la retirada de los símbolos franquistas en la fachada de la antigua colegiata de Cangas, aunque demanda que se "reponga" el "símbolo religioso" de la cruz.

   Así ha respondido el arzobispado a las palabras del alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, que el lunes aseguró que la Iglesia había sido "reticente" en un primer momento a retirar los nombres de caídos del bando franquista y del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, de esta fachada.

   Según recoge el comunicado, "ni el párroco ni el arzobispado" del que depende esta colegiata, el de Santiago, "han intentado frenar la retirada de los símbolos aludidos". "Antes al contrario, han actuado de acuerdo a los mandatos de las leyes vigentes y en contacto con el Ayuntamiento de Cangas", reivindican, recordando que, "en su día, fue el poder civil el que colocó los símbolos y las inscripciones, sin que las autoridades eclesiásticas promovieran aquellas actuaciones".

   No obstante, el arzobispado ha lamentado que, "a pesar de solicitar al Ayuntamiento clarificación de los pasos a dar para retirar dichos símbolos", no se comunicase "previamente a los servicios técnicos de Patrimonio Cultural" los hechos, ni se "avisase al párroco ni a la Curia el comienzo de su retirada, tal y como se había acordado previamente por parte de sus respectivos servicios jurídicos". "Ello implicaba la presencia del arquitecto del arzobispado, a fin de prevenir cualquier daño al patrimonio", precisan.

   En todo caso, la Iglesia ha avanzado que instará al Ayuntamiento a "la reposición en su lugar de la cruz retirada, ya que es exclusivamente un símbolo religioso". "La autorización de la Dirección Xeral de Patrimonio era únicamente referente a letras y placa, debiendo quedar en la propia Iglesia para su custodia", apuntan.

Contador

Para leer más