Beiras llama al nacionalismo gallego a "que se ponga de acuerdo" y "quien no esté por la labor que le zumben la badana"

Actualizado 24/07/2014 20:16:34 CET

AGE, Bildu, IU, CUP, y Guanyem abogan por la movilización ciudadana que ejerza como "contrapoder" para una "quiebra democrática"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El líder de AGE, Xosé Manuel Beiras, ha participado en la víspera del Día da Patria --que tiene lugar cada 25 de julio-- en un acto con representantes de Bildu, CUP, Procés Constituent. Guanyem e IU por la "quiebra democrática y el derecho a decidir", en el que ha dejado claro que hay que reclamar "de las fuerzas políticas nacionalistas de izquierda que se pongan de acuerdo, y a aquel que no esté por la labor que le zumben la badana".

   En un abarrotado salón de actos de la Facultade de Filosofía de Santiago, Beiras ha exigido que se haga "ahora o nunca", de tal modo que "sean los ciudadanos gallegos los que ejerzan como nación gallega", puesto que "el nacionalismo gallego tiene que asumir que la nación gallega es el común ciudadano y no una élite ni iluminada, ni ilustrada".

   "Por lo tanto, hay que reclamarle al ciudadano gallego que ejerza como tal, incluso aunque no crea o no sepa o no tenga formalizado intelectualmente que forma parte de una nación que no es España, pero que sí tiene claro que es gallega", ha subrayado Beiras. Y es que busca que se plante cara en defensa de una nación gallega "sometida al exterminio para convertirla en nada más que un territorio y no en un pueblo".

   Así, ha establecido que esta apuesta por una acción conjunta del nacionalismo izquierdista debe enmarcarse en "una triple quiebra" --parafraseando a Gerardo Pisarello de Guanyem, que también ha tomado la palabra en el acto-- en cada nación gallega, catalana y vasca; así como en el Estado español en el marco de "alianzas políticas y de clase"; y en tercer lugar en la UE, acosada por "un IV Reich".

   Para ello, la ciudadanía debe funcionar como "motor" autoorganizado "en defensa propia" con el fin de hacer frente a una "crisis sistémica" que ha dado lugar a "una gran depresión". Pero se ha quejado de que en ésta, a diferencia de en 1929 "no hubo suicidios" de los responsables, sino que "se lo están pasando pipa" mientras "se rescatan a los bancos".

   Y todo esto debe pasar por unos postulados básicos como son el derecho a decidir de las naciones como "sujetos políticos" y con "el horizonte" de "la derrota del ultraliberalismo".

   Precisamente, Beiras ha advertido de que esta crisis sistémica afecta a "todo" como a los valores, por lo que "lo podrido" de la sociedad también entra en los formaciones políticas --también a las de "izquierda rupturista" ha dicho-- y sindicales. "Ese problema lo tenemos en casa muchos de nosotros", ha identificado.

"CONTRAPODER"

   Esa idea de la importancia del pueblo como "contrapoder" a los poderes neoliberales y de la Troika ha estado presente a lo largo de todo este acto de más de dos horas, como ha expuesto Pisarello, quien ha demandado también "conectar" a la gente indignada que "no está articulada políticamente".

   Por eso, Pisarello ha defendido que el proceso de quiebra democrática se haga "desde abajo" por lo que cree que la ciudadanía debe "salir a la calle" para recuperar lo que es suyo.

   Un eje ideológico el del "contrapoder" que también ha hecho suyo el diputado  de IU en el Congreso Alberto Garzón, quien ha defendido "una economía subordinada a la personas y no al revés", en una argumentación basado en los principios republicanos entendidos como participación democrática y "paradigma cultural".

   Al respecto, Garzón ha remarcado que esos principios republicanos pasan por que "se reconozca el derecho de autodeterminación" de los pueblos, con la ciudadanía a la cabeza ante "el reto" de presentar una alternativa al estatus reinante.

   Por su parte, Eduald Calvo, de la CUP, ha centrado su discurso en el proceso independentista catalán para recordar que no es algo que nace "en ningún despacho", sino del "pueblo" y considera que "con el portazo al Estatu comenzó el bullicio". En esta línea, ha asegurado que tras el referéndum catalán, ha abogado por promover y "ayudar" a otras naciones a "salir del Estado español". "¡Mi deseo que España se rompiese ahora mismo en 1.000 pedazos!", ha clamado.

   En su turno de palabra, Eduald Calvo no ha ahorrado reproches a CiU que "jamás fue un partido independentista", pero que "fue atropellado por el contexto", al tiempo que ha lanzado una puya a ERC, pues considera que "ha perdido el norte totalmente".

   Previamente, el diputado por Guipúzcoa de Bildu Ander Rodríguez ha emplazado a "un frente popular" que sea "amplio" en el marco de "procesos de confluencia", con una soberanía "plena" política, social y económica para "no tener opresores".

MENCIÓN A CARLOS CALVO

   Este acto ha arrancado con el decano de la Facultade de Filosofía de la USC, Rafael Martínez Castro, haciendo una presentación de este foro organizado por AGE y de cada uno de los ponentes.

   Así, tras su saludo inicial ha lamentado que "en esta facultad se padece la ausencia desde hace tiempo" de Carlos Calvo, profesor de la USC condenado a 12 años de prisión por delitos de pertenencia a Resistencia Galega y tenencia de explosivos. "No queremos dejar de mencionarlo", ha apuntado Martínez Castro en una breve declaración, lo que ha provocado el aplauso de los asistentes.

Para leer más