Publicado 02/03/2021 15:28CET

El BNG lleva al Parlamento Europeo la "precaria" situación de las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio

La portavoz del BNG en el Parlamento europeo, Ana Miranda, en un acto en A Coruña.
La portavoz del BNG en el Parlamento europeo, Ana Miranda, en un acto en A Coruña. - BNG

   Una portavoz del colectivo denuncia que las administraciones y las empresas les tratan "como a máquinas" y a los dependientes, "como a muebles"

   A CORUÑA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La portavoz del BNG en el Parlamento Europeo, Ana Miranda, llevará a la Comisión de Peticiones de la institución comunitaria la "precaria" situación de las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio en Galicia. "Necesitan más medios y más recursos", ha clamado ante la delegación de la Consellería de Política Social de A Coruña, donde ha presentado la petición de denuncia ya remitida a la Eurocámara.

   La representante de la formación nacionalista ha asegurado que el trabajo que realizan es "muy útil" y por eso cree que "debe estar bien pagado" y tener un "reconocimiento público" del que, dice, carecen. El 98,7% del colectivo son mujeres, ha calculado Miranda, y pese a que, por la pandemia está "entre los más peligrosos por contagio", es considerado, añadió, de "bajo riesgo".

   La representante del BNG en el Parlamento Europeo denuncia que el Estado no dispone de "suficientes recursos" para la dependencia y que la Xunta no realiza, censura, "tareas de control" a las que empresas que ofrecen un servicio "de tantísima importancia" en la sociedad actual.

   Por su parte, la portavoz de la Plataforma SAF Galiza, Trinidad Palacios, critica que la ayuda a personas dependientes y mayores "se ha convertido en un negocio". El convenio colectivo, remarca, está sin actualizar desde hace una década y marca un precio de 9,70 euros la hora, aunque añadió que a veces no llega a los siete euros.

CONTRATOS

   "Nos condenan a la precariedad total y absoluta", ha lamentado Palacios, que pone como ejemplos contratos de 17 horas por 400 euros al mes. Los horarios, repartidos a lo largo del día, imposibilitan, critica, poder tener otro trabajo y también se queja de la baja cotización de su labor. "Seremos jubiladas pobres y con problemas físicos", prevé.

   A este respecto, esta trabajadora del servicio a domicilio de A Coruña ha explicado a los medios que manejan cargas de hasta 90 kilos y no tienen "reconocidas enfermedades laborales". "Nos tratan como a máquinas y a las personas dependientes, como a muebles", ha asegurado.

   Sobre la crisis sanitaria, la portavoz del colectivo ha denunciado que, aún a día de hoy, "no" tienen "material suficiente" para su protección. Mostrando un delantal aseguró: "Con esto me enfrenté al coronavirus". Y ha denunciado que a algunas trabajadoras las empresas les dan mascarillas de tela y trabajan "con todos los fluidos corporales".

   "Estamos jugando con nuestra vida, la de las familias y las de los usuarios", ha reprochado Palacios, para señalar que, como trabajadoras en distintos domicilios, no tienen "control" sobre las personas que entran y salen o si toman medidas de seguridad y, por tanto, del riesgo de contagio que viven a diario.

Para leer más