Caballero alerta de los problemas de suministro de agua, porque hay "una severa sequía"

Publicado 25/10/2018 17:42:35CET

El alcalde deposita su "esperanza" en la reunión de este viernes con Xunta y secretaría de Estado de Medio Ambiente

VIGO, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha insistido este jueves en que la ciudad no tiene un problema de potabilización del agua, que es de una calidad "espléndida", sino que lo que hay es un problema de suministro y ha reiterado que la Xunta, que es la que "tiene competencias de abastecimiento en alta", no ha hecho "nada" para paliar esta situación porque "quiere que haya una crisis de agua" en la ciudad.

En una rueda de prensa, el regidor ha insistido en que, pese a haber advertido a la Xunta de los problemas, y de llevar "un año esperando" por la obra de captación de "de emergencia" del río Verdugo --obra que la Xunta, por ahora, descarta por motivos técnicos y de falta de acuerdo entre los municipios afectados--, la administración autonómica no hace "ni caso".

Abel Caballero ha advertido de que, a la velocidad que se está consumiendo el agua, y teniendo en cuenta el caudal ecológico actual, si no llueve, la presa de Eiras estará por debajo del 35 por ciento de su capacidad a finales de noviembre. "Y en diciembre será peor, porque el caudal ecológico se aumenta exponencialmente", ha alertado.

El alcalde ha insistido en que Vigo no tiene un problema con la potabilidad de su agua, que es "de gran calidad", sino con el suministro, y ha vuelto a reclamar la adopción de medidas de corto plazo porque "estamos en una severa sequía".

REUNIÓN

Por otra parte, el regidor olívico ha expresado su "esperanza" por la reunión que se va a celebrar este viernes entre técnicos del Ayuntamiento, de la Xunta y de la secretaría de Estado de Medio Ambiente. "Esta reunión se va a celebrar porque la pedí yo", ha proclamado Caballero, quien ha recordado que el anterior gobierno --del PP-- no accedió a mantener ese encuentro.

Asimismo, ha denunciado que la Xunta "se resistió" a que se celebrase esa reunión, al tiempo que ha criticado que el gobierno gallego plantee ahora un trasvase desde el Miño para "lavarse las manos y quitarse de en medio", porque sería competencia de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil. "La primera vez que lo plantearon fue cuando cambió el Gobierno. Cuando estaba Rajoy, no decían nada, Feijóo estaba callado", ha apostillado.