26 de febrero de 2020
 
Actualizado 18/06/2012 21:35:08 CET

La CIG denuncia contrataciones "en fraude de ley" para el operativo contra incendios

El Secretario Xeral De La Federación De Servizos De CIG Y Miembros De Seaga
EUROPA PRESS

Trabajadores a los que suele contratar la empresa pública Seaga se manifestarán este miércoles en Santiago

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Intersindical Galega (CIG) acusa a la Administración pública gallega de "esconder" su intención de "privatizar" el Servicio de Prevención y Defensa contra Incendios Forestales (SPDIF) con contrataciones "en fraude de ley" de trabajadores a través de las empresas Natutecnia y Tracsa.

El secretario xeral de la Federación de Servizos de la CIG, Paulo Rubido, ha denunciado que Natutecnia suministrará personal a las brigadas helitransportadas contra incendios, tarea de la que, hasta ahora, se encargaba la empresa pública Seaga.

De hecho, la página web de Natutecnia publica dos fechas para la realización de pruebas físicas de personal seleccionado para la 'campaña de incendios 2012' --técnico, jefe de brigada y peón--. Serán, según la información de la empresa, este mismo martes, 19 de junio, en el complejo deportivo de Monterrei --en Pereiro de Aguiar (Ourense) y el miércoles día 20 en el complejo deportivo de Fontecarmona --en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra).

A mayores de estos datos, Rubido ha advertido la "posible contratación de refuerzos" a la empresa Tracsa a través del "procedimiento de urgencia".

Ninguna de estas dos relaciones contractuales "han sido aún anunciadas públicamente" y, por tanto, las convocatorias, según critica Rubido, se han realizado "sin que exista ninguna resolución de la consellería --de Medio Rural-- que determine la adjudicación del servicio".

Paulo Rubido ha avisado de que, de confirmarse la implicación de estas dos firmas, solo se conseguirá "fraccionar el servicio y complicarlo más".

Por otro lado, ha censurado que esta "es la primera vez en la historia" de Galicia en que, a "escasos doce días de entrar en el periodo de alto riesgo", la Xunta todavía no ha publicado el Plan de Prevención e Defensa Contra os Incendios Forestais de Galicia (Pladiga).

Fuentes del departamento que dirige Rosa Quintana, por su parte, han señalado a Europa Press que el Pladiga pasará este martes su último trámite en el Consello Forestal de Galicia, antes de ser remitido al Consello de la Xunta.

"OCULTISMO"

Así las cosas, la central sindical cree que Medio Rural oculta "todo lo referido a como se va a montar el dispositivo de operación de incendios de este verano".

El sindicalista atribuye el supuesto "ocultismo" de la Xunta a tratar de asumir "el mínimo gasto" y, a su juicio, es por ello que pone en marcha "todos los mecanismos posibles" para evitar que los trabajadores de Seaga adquieran la condición de fijos discontinuos que, en algunos casos judicializados, le están concediendo los tribunales.

Asimismo, asegura que el Gobierno gallego evita "dotar de indefinidos" a Seaga, hasta ahora principal proveedora de personal para las brigadas.

Es por esto que la organización sindical ha convocado una manifestación en la que participarán trabajadores a los que suele contratar Seaga para este miércoles, 20 de junio, en la capital gallega, que saldrá de las estación de tren a las 11.00 horas.

La Xunta ha convocado pruebas para el sector coincidentes con esta protesta y es por ello que el secretario de Servicios de CIG ha recomendado a Feijóo "que mire lo que pasa en Asturias si no quiere tener problemas de características análogas, porque en el sector forestal al personal se le está acabando la paciencia".

PROPUESTA

La CIG ha trasladado a la Xunta una propuesta que, según Rubido, "no fue atendida", basada en la reducción de la plantilla de extinción durante el verano a unos 1.400 trabajadores, complementada con el aumento del servicio de prevención durante los meses que no son de alto riesgo a unos 700 trabajadores.

Esta línea de actuación, según ha incidido Paulo Rubido, permitiría "evitar que los incendios sean el problema que son realmente en verano", además de un ahorro económico, puesto que "ninguna administración se puede permitir tener a 4.000 trabajadores eventuales simplemente para apagar incendios".

Por otro lado, el secretario xeral de Servizos ha señalado que la iniciativa por la que aboga la CIG no puede ser aplicada "mientras no exista una regulación y ordenación forestal".