Actualizado 28/06/2007 17:02 CET

Consello.-Los ex presidentes podrán incorporarse al Consultivo o contar hasta 10 años con coche oficial y un funcionario

La Xunta promueve las reformas con "carácter urgente" para que entren ya en vigor en agosto, cuando expiran las prerrogativas de Fraga

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los ex presidentes de la Xunta podrán escoger entre integrarse como miembros natos en el Consello Consultivo de Galicia (CCG) por un período máximo de 12 años o bien disfrutar por un tiempo límite de una década de vehículo oficial y los servicios de un funcionario, por considerarse estos los medios precisos para desempeñar las funciones propias de su condición de antiguo mandatario.

Se trata de las dos vías de "reconocimiento" a su aportación a la comunidad aprobadas en la reunión de hoy del Consello, en la que el bipartito inició los trámites para regular el estatus de los titulares autonómicos cuando abandonen el poder a través de la reforma de la Ley del Consello Consultivo de Galicia y de la norma de la Xunta y su Presidencia.

En la rueda de prensa posterior, el actual jefe del Ejecutivo, Emilio Pérez Touriño, enmarcó esta decisión en el compromiso que él mismo asumió en el Debate de Investidura para "resolver el problema pendiente de dar dignidad y rango a quien sirvió a Galicia". "El objetivo es aprovechar su caudal de experiencia acumulada", aseveró, tras lo que precisó que las reformas "no suponen ninguna novedad", puesto que existen tanto en el ámbito estatal como en otras comunidades.

No obstante, Touriño avanzó que aspira a tramitar esta norma con "carácter urgente", a fin de que entre en vigor en el mes de agosto, cuando expirarán los dos años que la regulación actual, de 1990, otorga a su antecesor, Manuel Fraga, para disfrutar de una compensación económica del 60 por ciento de la que disfrutaba cuando residía en Monte Pío, contar con el servicio de un funcionario y un automóvil de representación.

PLENO EXTRAORDINARIO

En consecuencia, una vez concluido el cuarto período de sesiones en el Parlamento, será necesario habilitar un pleno extraordinario en el mes de julio para dar luz verde a las modificaciones legislativas acordadas en la mañana de hoy, que establecen un plazo de un año para que los ex presidentes decidan entre incorporarse al Consello Consultivo, optar por las modificaciones incluidas en la Ley de la Xunta y su Presidencia o bien prescindir de cualquiera de estas dos opciones.

En el caso de los tres ex mandatarios que todavía viven, Touriño se mostró convencido de que Fraga "no usará" la opción del Consultivo, especialmente porque aspira a reeditar su escaño en el Senado. Por su parte, Fernando González Laxe, que gobernó entre 1987 y 1989, ejerce actualmente como profesor en la Universidade de A Coruña y su antecesor, Gerardo Fernández Albor, es presidente de la Fundación Rosaleda.

PRECISIÓN EN UN DECRETO

Con todo, la Consellería de Presidencia elabora actualmente un decreto en el que concretará la prestación de servicios que podrán recibir los ex presidentes durante cuatro años adicionales en caso de que ostentasen el poder una legislatura completa o menos, o por espacio de una década si lo desempeñaron más de un cuatrienio.

No obstante, la prestación de estos servicios son incompatibles con la condición de miembro nato del Consultivo o con la responsabilidad de un cargo público que le otorgue medios y servicios de naturaleza análoga. Sin embargo, la modificación legal prevé mantener, como en la actualidad, el límite de dos años para que los ex presidentes reciban compensaciones económicas tras cesar de su cargo.

A mayores, el anteproyecto establece, sin limitación de tiempo, la posibilidad de facilitar los "medios materiales de apoyo" para ejercer las funciones propias de su condición, como prestaciones ocasionales que se consideren "inherentes a la dignidad que supone ejercer la más alta responsabilidad política de la comunidad", como facilitar el desplazamiento a actos oficiales a los que sean invitados por la Xunta u otro tipo, como las medidas de seguridad.

INCORPORACIÓN AL CONSULTIVO

En cuanto a la incorporación voluntaria al Consultivo como miembros natos, se prolongará en función del tiempo durante el que desempeñaron la Presidencia, seis años en el caso de que fuese un cuatrienio o menos y 12 si ejercieron como mandatarios cuatro o más años. Además, el sueldo será como el de los conselleiros electivos, 67.000 euros.

No obstante, los mandatos no serán renovables, excepto que los miembros natos sean nombrados conselleiros electivos, y los ex titulares autonómicos no podrán ser electores ni elegibles presidentes, ni tener voto, aunque sí voz, en la emisión de los dictámenes preceptivos que deba elaborar el Consultivo.

Paralelamente, tampoco podrán pronunciarse sobre los asuntos que estuviesen en tramitación por parte del Parlamento, excepto por acuerdo unánime de la Mesa de la Cámara, y el mandato podrá interrumpirse en determinados supuestos y retomarlo con posterioridad el tiempo que les reste.