Actualizado 28/06/2007 17:28 CET

La construcción facturó en 2006 casi 9.500 millones de euros en Galicia y 3.150 millones en la provincia de Pontevedra

El presidente de APEC advierte de que no pactarán el convenio provincial "a cualquier precio"

VIGO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El sector de la construcción alcanzó el año pasado un volumen de negocio de 9.445 millones de euros en Galicia, de los cuales, 3.150 millones de euros pertenecen a la provincia de Pontevedra, según los datos facilitados hoy por el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de la Construcción de Pontevedra (APEC), Ángel Presas.

Según se recoge en el informe que se presentará mañana en la trigésima asamblea general de APEC, el año 2006 concluyó con un total de 142.900 trabajadores en la construcción, lo que supuso la creación de 12.000 empleos, un 9,2 por ciento más que el año anterior. En el caso de la provincia de Pontevedra, el número de trabajadores ascendió a 52.400 al finalizar el año pasado, con un crecimiento interanual del 9,85 por ciento.

Durante el año pasado se expidieron en Galicia más de 9.000 visados para edificios residenciales y no residenciales, lo que supuso un total de 54.354 viviendas, incluyendo también las obras de reforma. En cuanto a la licitación pública, Galicia pasó de los 1.300 millones de 2001 a algo más de 2.000 millones licitados durante 2006.

Ángel Presas también se refirió a las cifras de siniestralidad laboral, que alcanzaron en Galicia los 12.865 accidentes laborales el año pasado, de los cuales, 24 fueron mortales. En la provincia de Pontevedra, el número de siniestros fue de 5.126 con 9 fallecidos; en A Coruña hubo 5.558 accidentes y perdieron la vida 10 obreros; en Lugo se registraron 1.111 siniestros con un muerto; y en Ourense hubo 1.070 accidentes y 4 fallecidos.

FUTURO EN GALICIA

Presas explicó que el sector de la construcción en la comunidad gallega se encuentra en un "buen momento" y se mostró "optimista" en cuanto a previsiones futuras. En ese sentido, recordó que, aunque a nivel nacional está prevista una recesión, que repercutirá en la pérdida de puestos de trabajo, explicó que "los profesionales de la construcción que llevan en esta situación toda la vida no se sienten incómodos con esta desaceleración".

Así, explicó que esta situación servirá para que se moderen los precios de la vivienda, ya que "España no podía sostener este ritmo de crecimiento", con la construcción de unas 800.000 viviendas al año, una cifra que, según Presas, deberá quedarse en torno a 450.000 o 500.000 "como mucho". En todo caso, advirtió de que el crecimiento del precio de la vivienda gallega seguirá estando por encima de la media nacional, de hecho esa media en 2006 fue del 9 por ciento, mientras que en Galicia fue el doble.

Además, señaló que Galicia no se verá "excesivamente afectada" por esta recesión porque la menor actividad en la construcción residencial se suplirá con obra civil y "con la obra de todos las infraestructuras pendientes en la comunidad".

Con respecto a la ley de medidas urgentes para proteger el litoral, el presidente de APEC afirmó que el sector no es contrario a dicha norma, aunque calificó de "drástica" la medida de prohibir la construcción a menos de 500 metros de la línea de costa. "Se pudo hacer de forma más racional, porque muchos Ayuntamientos cumplen", manifestó Presas.

NEGOCIACIÓN DEL CONVENIO

Con respecto a la negociación del convenio provincial de la construcción, que se lleva a cabo estos días, Ángel Presas explicó que el sector está dispuesta a llegar pronto a un acuerdo con los sindicatos, aunque "no a cualquier precio". En ese sentido, a pesar de que la asamblea todavía se tiene que pronunciar, adelantó que la patronal "no puede ir mucho más allá" del incremento salarial recogido en el convenio nacional (IPC+1,5 puntos).

Según Ángel Presas, tanto CIG, por un lado, como CC.OO. y UGT, por otro, "se exceden" en sus planteamientos para la revisión salarial, y recordó que el acuerdo firmado en Madrid es "de mínimos, pero es lo que el sector puede asumir". En todo caso, las negociaciones continuarán en una nueva reunión entre sindicatos y empresarios, que tendrá lugar el próximo martes.

El acuerdo suscrito a nivel nacional recoge además un salario mínimo para los trabajadores del sector de 13.500 euros anuales, así como una indemnización del 7 por ciento por finalización de contrato y un total de 1.746 horas de jornadas, entre otros aspectos.