Actualizado 19/06/2009 18:45 CET

El consumo de pescado reduce el riesgo de padecer alzheimer y otras enfermedades, según un libro sobre dieta atlántica

Su alto contenido en ácidos grasos Omega 3 lo recomienda para la alimentación de la mujer durante el embarazo y la lactancia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consumo regular de pescado a lo largo de toda la vida reduce el riesgo de padecer alzheimer y otras enfermedades cardiovasculares, de inflamación o de trastornos en la conducta, según un libro que analiza las características nutritivas de la la dieta atlántica.

El título, que presentó hoy el rector de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), Senén Barro, es obra de los profesores Rafael Tojo y Rosaura Leis, y acaba de ser editado por la Fundación Dieta Atlántica de la USC.

Así, 'El pescado y las algas. Su importancia en el neurodesarrollo y la función cerebral' constituye un estudio científico de la riqueza en nutrientes de la dieta atlántica, concretamente, del alto aporte del pescado de ácidos grasos 'Omega 3'.

Según Tojo, el papel del Omega 3 es "muy importante" en órganos vitales para el ser humano como el cerebro, la retina, el corazón o también en células como los espermatozoides. Así, recomendó su ingesta durante todo el ciclo vital como una "garantía" de protección para la etapa adulta.

EMBARAZO Y LACTANCIA

En concreto, destacó la segunda mitad del embarazo y los "dos o tres" primeros años de vida del niño como etapas "fundamentales", ya que es en este momento cuando se produce el desarrollo del cerebro y "luego ya no hay otra oportunidad".

En este sentido, la alimentación de la mujer durante el embarazo y la lactancia debe contener cantidades "importantes" de ácidos grasos Omega 3, indicó.

Además, explicó que el pescado, característico de la dieta atlántica, "protege y reduce el riesgo" de padecer alzheimer en la vejez, así como otras enfermedades cardiovasculares que "hoy en día son una de las principales causas de mortalidad" entre la población occidental.

Asimismo, Tojo apuntó que este tipo de alimentación reduce los síntomas de la depresión posparto, los trastornos de la conducta --como el déficit de atención o la hiperactividad--, y fenómenos de inflamación como el asma o algunos tipos de alergia.

HÁBITOS SALUDABLES

Por todo ello, resaltó la "necesidad" de conservar los productos tradicionales de la dieta "típica de Galicia", ante el riesgo de abandono de unas prácticas alimentarias "saludables".

Así, alertó de los "riesgos" derivados de la dieta occidental, cuyo paradigma situó en Estados Unidos y de la que aseguró que provoca problemas obesidad y, con ello, el aumento de la posibilidad de padecer enfermedades como la diabetes, la hipertensión o algunos tipos de cáncer.

"Es objetivo de las instituciones científicas, académicas y públicas promocionar y preservar los hábitos alimenticios saludables", recalcó, tras lo que aludió al liderazgo de la USC en cuanto a grupos de investigación en estos ámbitos.

Para concluir, el profesor Tojo se refirió al "buen" estado de conservación de las prácticas saludables en regiones del noroeste como Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco, lo que contrastó con la pérdida "que se está produciendo en las regiones del Mediterráneo".

Lo más leído

  1. 1

    Las naves Voyager detectan nueva física única del medio interestelar

  2. 2

    Abascal comunica al Congreso un préstamo de 736.000 euros para comprar su nueva casa

  3. 3

    La juez deja en libertad al bailarín Rafael Amargo y los otros tres detenidos

  4. 4

    El Congreso aprueba por amplia mayoría los presupuestos del Gobierno de Sánchez e Iglesias

  5. 5

    Profesores catalanes avisan por carta al PSOE: "No es que el castellano vaya a desaparecer, es que es ya residual"