Crespo se ratifica: en el PPdeG había financiación ilegal y él mismo repartió "sobresueldos" en 'B'

El empresario Pablo Crespo comparece en Comisión de Investigación por la  presun
Eduardo Parra - Europa Press
Publicado 13/11/2018 15:40:57CET

   Asegura que Cuiña y Fraga no percibían sobresueldos, aunque eran quienes decidían "quién y cuánto cobraba" cada uno de los receptores

   MADRID / SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El ex secretario de Organización del PP gallego y 'número dos' de la trama 'Gürtel', Pablo Crespo, ha ratificado este martes ante la comisión del Congreso que investiga las cuentas del PP que todos los secretarios generales del partido conocían cómo se financiaba la organización, que el 65% del dinero que se utilizaba para las campañas electorales en Galicia era negro y que él mismo repartió "sobresueldos" en 'b' a responsables del partido en esa comunidad y también a periodistas.

   Así lo ha señalado durante el interrogatorio al que le ha sometido la diputada del PSOE Soraya Rodríguez, quien le ha preguntado sobre algunas de las declaraciones que ha venido haciendo en los últimos años el compareciente sobre la financiación del PP.

   Crespo, que ha sido condenado en dos piezas relacionadas con la trama 'Gürtel', ha evitado señalar expresamente que el ex presidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy conociera que el partido se financiaba de forma ilegal, pero sí ha dado a entender que, como secretario general del partido que fue en su momento, sí debió conocer de manera "global" y "troncal" cómo funcionaban las cuentas.

UNOS PRESIDENTES QUIEREN SABER Y OTROS NO

   Preguntado si considera conocedores de estas prácticas también a Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal, ha señalado que su afirmación tenía un carácter "valorativo" porque considera que los secretarios generales deben conocer "cómo se organiza y sobrevive" su partido, pero que no podía dar nombres porque él no estaba en 'Génova'.

   En resumen, Crespo ha explicado que, según su experiencia en el PP debían conocer cómo se financiaba el partido en cada uno de sus niveles el tesorero, el gerente y el secretario general y que también el presidente tendría que saber en términos generales "cómo están las cosas".

   Eso sí, ha puntualizado que hay gente que "quiere saber y otra que no" y ha puesto el ejemplo de Manuel Fraga, quien presidía el PP en Galicia cuando él era secretario de Organización y que, según ha detallado, no quiso saber nunca nada de las cuentas del partido y sólo pedía que los encargados de ellas le dieran todo arreglado.

   Crespo ha concretado que en el PP gallego, del que fue secretario de Organización entre 1996 y 1999, regía un sistema de pago de sobresueldos en negro que él mismo pagó a periodistas y a dirigentes del partido que los recibían para compensar el dinero que perdían al pasarse a la política.

   Sobre éstos últimos ha dicho desconocer por qué les pagaban --"Nunca he cambiado la portada de un periódico", ha deslizado-- y ha rehusado dar nombres ni de informadores ni de políticos alegando que no iba a traicionar ahora la "discreción" que se le exigió en su momento y que aquellos políticos están ya muertos o retirados.

¿COBRARON SOBRESUELDOS? SILENCIO

   Preguntado expresamente si Rajoy cobró sobresueldos, primero ha guardado silencio pero después ha aclarado que el no tiene constancia de que fuera así. Sí ha señalado que ni Fraga ni Xosé Cuiña, secretario general del PP gallego durante su etapa, los percibían aunque eran ellos los que decidían quién y cuánto cobraba cada uno de los receptores de esas cantidades mensuales.

   Crespo ha optado por el silencio cuando se le ha preguntado si los cobraban Xesús Palmou, secretario general del PP gallego entre 1999 y 2006, los exministros José Manuel Romay Becaría y Pío Cabanillas o el senador José Manuel Barreiro. Sí ha dicho que en su momento tuvo cientos de "recibís", algunos "manuscritos", pero que ahora no sabe dónde están.

   El grueso del dinero para los sobresueldos y el 65% del que se utilizaba en las campañas gallegas durante su etapa, provenía, según ha confesado Crespo de las donaciones de empresarios que, ha recalcado, también daban dinero al PSOE o al BNG.

   También salieron de esas donaciones irregulares los 21 millones de pesetas que entregó al extesorero nacional Álvaro Lapuerta. 'Génova' había avalado al PP gallego ante los bancos para que le renovaran créditos por valor de 200 millones y había que abonar ese dinero.

MÁS ORDENADO QUE BÁRCENAS

   El compareciente, que ha presumido de ser más ordenado que Bárcenas, a juzgar por sus famosos 'papeles', se ha negado a desvelar quiénes eran los principales donantes del partido, pero sí ha querido dejar claro que jamás ha tenido noticia de que parte de ese dinero proviniera del narcotráfico.

   En 1999 Crespo dejó la Secretaría de Organización y la responsabilidad sobre las campañas electorales y en 2002 empezó a gestionar las empresas del cabecilla de la 'Gürtel', Francisco Correa. Según ha explicado, le presentaron al que luego fue su "jefe" y "amigo" como el proveedor "de referencia" del partido a nivel nacional para las campañas electorales.

   Al compareciente, que ha negado conocer personalmente al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, le han preguntado por qué éste le mantuvo como representante de la Consellería de Política Territorial en el Consejo de Administración de Portos de Galicia tras dejar su puesto orgánico. Crespo ha atribuido esa circunstancia a "un error" y ha señalado que en 1999 dejó de acudir a las reuniones de la empresa.

   Además, ha indicado que cuando dejó el partido las empresas de Correa dejaron de cobrar del PP gallego, que les dejó a deber 120.000 euros, y que fue el nuevo secretario general Xesús Palmou quien tomó esa decisión sólo porque él se había incorporado al Grupo Correa.

RICARDO COSTA Y FUNDESCAM

   Respecto a la rama valenciana de Gürtel, Crespo ha recalcado que ex secretario de Organización del partido en esa comunidad Ricardo Costa "miente como un bellaco" cuando sostiene que le entregó dinero. Crespo, según ha recalcado, únicamente recogía el dinero que Costa le daba a Álvaro Pérez 'El Bigotes', que era el que hablaba con el político valenciano y con quien compartía una relación "íntima".

   El compareciente sí se ha ratificado en su declaración judicial de que Costa propuso a Orange Market, a la que debían una importante cantidad de dinero, que si quería cobrar tendría que facturar esos trabajos a otras empresas que él le indicaría. En principio él se opuso a la operación, aunque luego, ha reconocido no tuvieron más remedio que plegarse para cobrar la deuda.

   Crespo ha admitido que según ha "leído" las empresas a las que cargaban la facturación después obtenían contratos de la Generalitat Valenciana, pero ha dicho desconocer si esas adjudicaciones eran o no legales. Eso sí, en otro momento, ha recomendado a los diputados que se legisle para incrementar el control sobre los concursos públicos porque "siempre van a acompañados de un halo de oscurantismo".

   También ha reconocido que el que fuera gerente del PP de Madrid cuando lo presidía Esperanza Aguirre le pidió que hiciera la misma operación con la Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad Autónoma de Madrid (Fudescam).

   Es decir, le pidió que cargase a esta fundación del PP regional facturas por trabajos que en realidad habían realizado empresas de Gürtel. Crespo ha dicho desconocer si Aguirre estaba al tanto de esto.