Actualizado 29/11/2009 19:18

Csica pregunta a Feijóo si compromete mantener los empleos en las cajas gallegas y le reprocha que no los haya escuchado

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Sindicatos Independientes de Cajas de Ahorro (Csica) preguntó al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, si la Xunta se comprometerá a garantizar los puestos de trabajo que, dependiendo de la decisión que se adopte, aseguró que pueden sobrar en un número "aceptable o exagerado" y le reprochó que no haya escuchado a sus representantes.

En una carta remitida al jefe del Ejecutivo gallego, Csica expresó su deseo de "haber estado" en la reunión que éste mantuvo el viernes con los representantes de las tres centrales sindicales mayoritarias --a quienes afirmó no reconocer como tales-- y recordó que su ausencia es una "falta de respeto y consideración" hacia los empleados de las cajas gallegas.

Así, recordó que los trabajadores de Caixa Galicia y Caixanova sólo disponen de la información a la que pueden acceder en las propias entidades financieras y que, por ello, querrían conocer los datos que maneja la Xunta, al entender que "son los reales".

Estas razones llevaron a la confederación de sindicatos independientes a cuestionar al presidente gallego si tutelará una distribucion ecuánime del poder, si se compromete a mantener la cuota de mercado; si todos los empleados afectados podrán acceder a prejubilaciones o si será rescisiones de contratos y si tendrán garantías en posibles traslados, de mantenimiento de las funciones, entre otras.

Además, Csica instó al jefe del Ejecutivo gallego a "escuchar" a los ayuntamientos, diputaciones provinciales y otras instituciones públicas que, a su juicio, "tendrían" que exponer su opinión "en un tema de tan gran calado". Asimismo, aseguró "echar de menos" a una "ex alcaldesa que antes salía todos los días en la prensa y ahora parece estar desaparecida".

Esta confederación entendió que Núñez Feijóo "perdió la ocasión" de tener un "gesto" con el colectivo del que aseguró que "más está sufriendo" con este "problema", el de los empleados de las dos cajas gallegas.

De ellos señaló que están "muy preocupados" por su futuro al recordar que "si al final no sale bien" serán los primeros en pagar las consecuencias. "A un líder, en gran medida, se le conoce por sus gestos. En este caso sólo hemos visto aspavientos", manifestó.