El decano de la USC ve la falta de médicos una "falacia" ante una bolsa de graduados que "no pueden ni recetar aspirina"

Publicado 10/01/2019 15:21:57CET

   Afirma que el modelo de Medicina de Familia "ha fracasado" y sostiene que el Sergas "ha sido demasiado tolerante" con la introducción de nuevos fármacos

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El decano de la Facultad de Medicina de la USC, Julián Álvarez Escudero, ha asegurado este jueves que la falta de médicos en Galicia es "una absoluta falacia", frente a lo que ha contrapuesto una "bolsa de graduados" que el sistema no es capaz de "profesionalizar" y que, por tanto, "no pueden ni recetar una aspirina".

   Álvarez Escudero ha iniciado su intervención en la Comisión de investigación sobre los efectos de los recortes en el sistema sanitario explicando que es una "información absolutamente falsa" que no haya médicos, y precisando que lo que faltan son "determinados especialistas en momentos puntuales y en sitios puntuales".

   Anualmente en España, ha explicado el decano, se generan unos 7.500 graduados en medicina que, no obstante, "no están profesionalizados", dado que esta habilitación no se rige por vía educativa, si no a través del Ministerio de Sanidad y con la formación MIR.

   "Un graduado en medicina puede dirigir un programa de radio, ser director de banca catalana, ser presidente de una comunidad autónoma y, hasta si las cosas son favorables, ser presidente del Gobierno, pero no puede ni recetar una aspirina", ha puntualizado el decano, que ha lamentado que esta sea la "única profesión" en la que no se sale de la facultad "profesionalizados".

   Consecuentemente, ha añadido, anualmente se convocan unas 6.000 plazas de formación MIR que, "entre los extranjeros y los que repiten, deja a 1.000 o 1.500 médicos todos los años sin poder acceder a una especialidad", y, por tanto, sin poder ejercer como tal.

   "No es verdad que no haya médicos, es una información absolutamente falsa. Lo que hay es una bolsa de graduados que no somos capaces de profesionalizar y, en momentos determinados, carencia de especialistas", ha añadido.

EXCESO DE ESPECIALIDADES

   Tras defender la "dignidad" del sistema sanitario gallego, Álvarez Escudero ha apuntado como otro problema de la organización el "exceso brutal de especialidades", algo que "no tiene ni pies ni cabeza", y ha apostado por fusionarlas.

    "Yo soy de los que creo que las especialidades se deberían reducir, muchísimo, y luego cada hospital organizar su asistencia con formación específica en patologías muy prevalentes o muy concretas", ha dicho el decano, para quien no tiene "ni pies ni cabeza formar médicos de urgencias o psiquiatras infantiles", si no que este tipo de ramas deberían fortalecerse a través de equipos conformación específica. "Pero la formación específica y la especialidad son algo totalmente diferente", ha zanjado.

   Esta situación lleva, ha apuntado, al "absurdo" de que "durante toda la vida te juzguen por un título de especialista que te dieron hace 40 años" y que "restringe" al profesional. Por ello, se ha mostrado más proclive a la "formación específica" según la actividad profesional de cada facultativo.

   En el campo de las especialidades, Álvarez Escudero ha explicado que, mientras algunas tienen déficit, en otras "se piden reducciones drásticas del número de especialistas". "No estamos formando los especialistas que necesitamos, si no los que convienen a la administración sanitaria", ha dicho el decano, para quien, a pesar de que los profesionales se "quejan mucho", hay poco interés por "cambiar" de forma efectiva. "Tenemos muy poca capacidad para adaptarnos a los cambios", ha lamentado.

MÉDICOS DE FAMILIA

   Un punto sobre el que el decano de Medicina ha incidido ha sido sobre la necesidad de modificar la especialidad de Médico de Familia. "Es una especialidad que nos ha salido mal y el modelo ha fracasado en España", ha dicho Álvarez Escudero, que ha visto un "mal planteamiento organizativo" y ha criticado la "fractura" entre la medicina interna de los hospitales y los médicos de familia.

   En este sentido, ha considerado que cualquier medida en este ámbito, si no se "modifica el sistema organizativo de la medicina primaria", será "un fracaso sobre el fracaso". "Aumentar la financiación de la medicina primaria sin cambiar el sistema es como regar un bonsai, no va a crecer", ha ejemplificado.

   En esta misma línea, y sobre la reclamación para incrementar equipos en ambulatorios y hospitales, el decano de Medicina ha recordado que, en este sector, "pretender trabajar con riesgo asistencial cero es estúpido". "Se pone un anestesista por ambulatorio para atender al paciente que llegue, pero ¿Y si llegan dos? ¿Y si hay un accidente con cuatro víctimas? ¿Ponemos cuatro? ¿Y si entonces llegan más?", ha planteado.

   Para Álvarez Escudero, los médicos deben "trabajar con la incertidumbre de que siempre se puede caer en desatención" y ha puesto como ejemplo el accidente del Alvia ocurrido en Angrois, durante el que él actuó como gestor de quirófanos en el Clínico de Santiago.

   "Cuando se levantó el último vagón, nos quedan cuatro quirófanos disponibles", ha dicho el doctor Álvarez Escudero que, aunque en ese caso no sobrepasó la demanda a los recursos, podría haber sido así. "No va a haber un Alvia todos los días, pero el riesgo de desasistencia existe siempre en sanidad", ha destacado.

   Con ello, ha añadido que, en su opinión, además de "un cierto desorden", el Sergas tiene "un problema": "Que nos promete la inmortalidad y la felicidad, y eso no son prestaciones financiadas por el sistema nacional de salud".

PRESTACIÓN DE FÁRMACOS

   Finalmente, y en relación a la financiación de nuevos fármacos por parte del sistema público, Álvarez Escudero ha rechazado que se hayan producido presiones en este ámbito. "Nunca he visto en el Sergas una presión para que no recetásemos estos fármacos caros", ha explicado.

   A mayores, ha apostillado que él mismo dimitió de la comisión de farmacia del Clínico de Santiago tras considerar que la Consellería de Sanidade estaba siendo "demasiado complaciente en la introducción de nuevos fármacos" que "debería haber restringido" "Pienso que el Sergas, en ese tema, ha sido demasiado tolerante", ha finalizado.

Contador