Actualizado 28/06/2013 16:53 CET

Deloitte firma el crédito de Pescanova por 56 millones con siete entidades españolas y la Xunta

MADRID/VIGO, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Deloitte, administrador concursal de Pescanova, ha firmado este viernes el crédito urgente por un importe de hasta 56 millones de euros para la firma gallega, que ha recibido finalmente el respaldo de siete entidades españolas y de la Xunta de Galicia, tras casi dos meses de intensas de negociaciones en las que la banca extranjera ha decidido 'descolgarse'.

En concreto, la firma de este préstamo, que servirá para inyectar liquidez al grupo, se ha materializado con el respaldo de los bancos integrantes del extinguido 'stering committe': Sabadell, Popular, NCG Banco, Caixabank y Bankia, a los que se suman Santander y BBVA.

El apoyo a Pescanova tiene un marcado carácter nacional, ya que los bancos extranjeros Deustche Bank y Commerzbank declinaron finalmente adherirse a la operación, lo mismo que Royal Bank of Scotland (RBS), que desistió en el inicio de las negociaciones de su intención de socorrer a la multinacional pesquera.

Dicha línea de crédito sindicada permitirá a la compañía disponer de hasta 56 millones de euros para atender las necesidades más urgentes de circulante de la compañía gallega, según ha informado el administrador concursal a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

"Esta operación constituye uno de los escasos ejemplos en el mercado español de nueva financiación recibida por una compañía en concurso de acreedores y permitirá que el grupo afronte la fase común del concurso en una situación más estable de la que tenía en el momento de entrada en el proceso", ha señalado la firma, que ha precisado que el vencimiento de esta línea es a 10 meses.

La compañía ha explicado que las distintas disposiciones de esta línea de crédito se destinarán a reforzar la situación financiera y cubrir las necesidades operativas más inmediatas de las diversas filiales en España y resto de países en los que el grupo desarrolla su actividad.

Los administradores concursales han apostado desde el inicio de las negociaciones por la continuidad de la compañía y han contado con el apoyo de diversos organismos públicos.

La banca acreedora y Deloitte han coincidido en resaltar que este crédito es crucial para la continuidad de las actividades de Pescanova que, por otra parte, está operando, pese a las dificultades del entorno, con normalidad en todas sus instalaciones ya que no ha dejado de servir sus productos, en ningún momento, a sus clientes.

Asimismo, los administradores concursales han destacado la importancia que, en el mantenimiento de las operaciones y la consecución de esta nueva financiación, ha tenido el "gran esfuerzo y la plena colaboración" de la inmensa mayoría de los empleados y directivos del grupo.

A las siete entidades que han suscrito la inyección de capital se suma la Xunta, que aportará cuatro millones, mientras que los 52 millones restantes se repartirán propocionalmente entre los bancos de acuerdo a la deuda contraída.

CONDICIONES

Así, la concesión de este préstamo queda sujeta a las siguientes condiciones: la marca Pescanova y la sede de Chapela se establecen como aval para ejecutar la operación y la inyección de liquidez se destinará a financiar circulante y tendrá consideración de deuda privilegiada, con un interés de Euríbor más 4%.

De esta forma, los bancos, que aportarán a este crédito una cantidad proporcional a la deuda contraída, tendrán preferencia de cobro para recuperar ese dinero, vital para afrontar la gestión diaria de la empresa y los pagos a proveedores o nóminas, y que figurará al margen de la deuda bancaria de la compañía, que se sitúa en unos 3.004 millones de euros, repartida entre un centenar de entidades.

DESINVERSIONES DE ACTIVOS

Una vez firmado este crédito, Deloitte abordará la refinanciación de la deuda, sin descartar desinversiones de algunos activos ni la entrada de la banca en su capital, según informaron a Europa Press en fuentes conocedoras del proceso.

La banca española concentra la mayor parte de la deuda, con Sabadell a la cabeza (222 millones de euros), Popular (165,5 millones), Novagalicia Banco (161,58 millones), Caixabank (157,44 millones) y Bankia (126 millones).

En concreto, según señalan las mismas fuentes, la deuda bancaria superaría los 3.000 millones de euros, de los cuales unos 1.900 corresponden a su matriz y el resto a filiales, tanto españolas (unos 400 millones) como extranjeras (unos 700 millones). A este importe, se suman además unos 375 millones de euros correspondiente a las emisiones de bonos.