Actualizado 16/07/2007 20:29 CET

Detenidos dos jóvenes en A Coruña acusados de llevarse 1.400 euros de un supermercado en la zona del Orzán

A CORUÑA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en A Coruña a dos jóvenes de 31 años acusados de atracar un supermercado en la zona del Orzán de la capital herculina, del que se llevaron más de 1.400 euros.

Los acusados, D.A.L. y S.V.F., fueron detenidos el pasado viernes después de que el 6 de julio sobre las 20.00 horas una de las cajeras de un supermercado ubicado en la zona del Orzán, fuera intimidada por un hombre que esgrimía un cuchillo de grandes dimensiones para que abriera la caja, llevándose más de 1.400 euros de la caja registradora. Las clientas del supermercado indicaron que el autor de los hechos iba acompañado de otro individuo, que lo esperaba fuera, huyendo juntos del lugar.

El pasado viernes uno de los testigos pudo dar aviso de que uno de los autores era el individuo que estaba siendo identificado en las cercanías del mismo supermercado por un Policía Nacional, lo que permitió su detención en ese mismo momento.

Pesquisas policiales llevaron por una parte a la identificación del segundo de los acusados que fue detenido y por otra, a la localización del cuchillo de madera, que resultó de uno longitud de 37 centímetros.

ROBO DE UN BOLSO

También en la zona de Orzán, la Policía Nacional arrestó a un vecino de A Coruña de 23 años acusado de robar un bolso. En esta ocasión, el hurto se produjo cuando el bolso había quedado en un banco junto al lado de los amigos de la propietaria, mientras ésta se ausentaba para ir a los aseos, percatándose al salir del mismo como un individuo salía del local con su bolso, según informaron fuentes policiales.

Más tarde uno de sus amigos localizó al detenido como la persona que había hurtado el bolso en las cercanías y llamó a la Policía Nacional que se encontraba por la zona realizando una batida. Así, los agentes interceptaron al presunto autor que se negó a identificarse.

El detenido llevaba las gafas de sol robadas puestas en la cabeza, y el dinero y el teléfono móvil en un bolsillo del pantalón, con la fotografía de la denunciante todavía en la pantalla.