Actualizado 16/07/2007 19:57 CET

Detienen a dos vecino de Vigo de 28 años por sendos delitos de violencia de género contra sus parejas

También fueron arrestados dos jóvenes por delitos contra la seguridad del tráfico

VIGO, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local detuvo hoy al vecino de Vigo O.C.G., de 28 años de edad, por la supuesta agresión a su mujer, a quien había echado de casa, mientras que este fin de semana también fue arrestado otro vigués de la misma edad, D.C.P., por un supuesto delito de violencia doméstica, en este caso contra su ex novia.

Según informaron fuentes de la Policía Local, los hechos que motivaron la detención del primero de estos individuos ocurrieron sobre las 4.40 horas de hoy en la parroquia de Cabral. La supuesta víctima llamó a los efectivos quienes, al llegar al lugar de los hechos, la encontraron esperando en la carretera y les manifestó que llevaba tres días fuera del domicilio, puesto que su esposo la había agredido y posteriormente echado de casa.

Así, la mujer explicó a los agentes que el presunto agresor la cogió por los antebrazos y la arrojó al suelo, para terminar expulsándola del domicilio. Además, ésta mostró a los efectivos policiales los moratones que tenía en sus brazos. Ante estos hechos, las fuerzas de seguridad se trasladaron al domicilio, donde el marido negó los hechos, aunque quedó detenido, ya que la patrulla pudo identificar un testigo.

Además, el pasado sábado fue detenido a D.C.P. cuando conducía el vehículo de la víctima en la calle Cronista José Espinosa, por la supuesta agresión a su ex novia, quien necesitó asistencia médica por las lesiones sufridas. El suceso ocurrió sobre las 2.30 horas del 14 de julio, cuando fue reclamada la presencia de una dotación policial en el Camiño das Fontes donde, supuestamente, una mujer había sido agredida por su ex pareja.

La mujer, que fue trasladada a un centro médico en el que se le atendió de sus lesiones, manifestó a los agentes que se encontraba en su domicilio cuando llegó su ex novio en el coche, propiedad de la víctima y que, cuando ella le pidió que le devolviese el citado turismo, el reaccionó de forma agresiva.

De este modo, el presunto agresor comenzó a golpearla, la agarró por los brazos y la tiró al suelo. Si bien ella pudo escapar hacia el interior de su casa, él saltó un muro que circundaba la propiedad y tiró un adoquín, con el que rompió una vidriera. Tras esto, se marchó en el vehículo de la víctima aunque, finalmente, fue localizado por la Policía, que procedió a su detención en la calle Cronista José Espinosa.

OTROS DETENIDOS

Por otra parte, la Policía Local también informó de la detención de, el pasado viernes, de un madrileño de 34 años de edad, S.P.B., por un presunto delito contra la seguridad del tráfico.

Sobre las 5.25 horas del día 13, una dotación policial que se encontraba en la calle Urzáiz observó un vehículo que circulaba en sentido contrario hacia la calle Cervantes, zona muy concurrida a esas horas por su proximidad a la zona de copas de Churruca. En esta maniobra, hasta tres vehículos que circulaban por la citada calle se vieron obligados a orillarse al lado izquierdo para evitar colisionar con el que iba en sentido contrario.

De este modo, comenzó una persecución por la que los efectivos le dieron alcance en la calle Irmandiños, donde se procedió a su detención. El individuo, que presentaba síntomas de haber ingerido bebidas alcohólicas, insultó e intentó agredir a los policías.

Un día después, la policía realizó otra detención por el mismo delito, por el que, además, una persona resultó atropellada. En este caso, fue un vigués de 19 años de edad, R.C.F.G., quien, sobre las 23.00 horas, se acercó a una dotación policial ubicada en la confluencia de Velázquez Moreno con Policarpo Sanz y, mirando hacia los agentes, levantó la rueda delantera y prosiguió su marcha hacia la calle Colón.

Tras estos hechos comenzó una persecución por la calle Pontevedra y García Barbón, en la que el motorista circuló en sentido contrario y zigzagueando entre los coches, que continuó por las vías Areal y Rosalía de Castro.

Ya en la calle República Argentina, embistió a un peatón que atravesaba el paso de peatones ubicado a la altura del número 17, y lo arrastró unos dos o tres metros. La moto quedó detenida encima de la víctima del atropello, quien fue trasladada en ambulancia al Hospital de Fátima, ya que presentaba lesiones en la pierna derecha, codos, cabeza y espalda.

En ese momento, el presunto autor de los hechos se levantó con intención de retomar la huida en la motocicleta y, a pesar de que el atropellado lo agarró por una pierna, consiguió zafarse finalmente. Justo cuando se sentó en el vehículo, un agente lo interceptó y le detuvo. Así, la Policía comprobó que carecía de licencia de conducir y que le había cogido la moto a su padre sin permiso.

AMENAZAS

Finalmente, también fue detenido un vigués de 20 años, F.F.I., y a un menor de 17 años por un delito de amenazas con arma blanca. Los hechos ocurrieron sobre las 2.20 horas del sábado en el descampado cercano a la capilla de O Vao, en la parroquia de Coruxo, donde se encontraba un bar de la comisión de fiestas de la zona y en el que las dos personas habían amenazado con un cuchillo a las personas que estaban allí.

Según explicó la Policía, los testigos manifestaron que los jóvenes se presentaron el bar y comenzaron a pintar las sillas y las mesas con un rotulador, por lo que fueron recriminados por los responsables del bar, iniciándose así una reyerta.

Tras esto, los jóvenes se marcharon y volvieron al poco rato y comenzaron a lanzar piedras, por lo que causaron contusión a una señora en un brazo. Además, sacaron los cuchillos que tenían ocultos, por lo que los presentes trataron de desarmarlos y retuvieron al menor, mientras que el otro se escapó. Según indicó la Policía, todos los implicados presentaron denuncia.

Cuando acudieron los agentes, identificaron al menor, a quien le encontraron un cuchillo de 12 centímetros de hoja oculto en un bolsillo del pantalón. Además, encima de la barra del bar se encontraba otro cuchillo de 16 centímetros, que el camarero habría retirado anteriormente el menor.

Finalmente, F.F.I. fue localizado en la isla de Toralla y no portaba ningún arma blanca, aunque los testigos relataron que, en el momento de la huida, portaba un cuchillo de grandes dimensiones.