Actualizado 01/02/2016 19:45 CET

El documento base del BNG se abre a pactar gobierno con En Marea

Consello Nacional del BNG del 30 de enero
BNG

   El actual portavoz nacional no logra que prosperen sus enmiendas en la dirección y transforma sus propuestas de alianzas en un voto particular

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El documento base para la asamblea nacional del BNG que llegará a las comarcas ha experimentado, tras la reunión del pasado sábado, importantes cambios tras la incorporación de buena parte de las enmiendas presentadas por miembros del Consello Nacional, singularmente, las aportaciones hechas conjuntamente por la diputada autonómica Ana Pontón y del portavoz municipal del Bloque en Santiago, Rubén Cela.

   Además, y según han confirmado a Europa Press las fuentes consultadas, se han asumido las tesis propuestas por el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera (UPG), quien, a propósito de las elecciones autonómicas gallegas de este año, abre la posibilidad de pactar con En Marea tras los comicios, pero descarta una confluencia que no sea "de orientación nacionalista", ya que entiende que la coalición es "un espacio hegemonizado por una fuerza política de obediencia estatal".

   En el lado opuesto, el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, no ha conseguido que prosperasen sus propuestas hechas ante la dirección de la formación frentista, las cuales ha convertido en voto particular para su debate en las asambleas comarcales, que tienen el plazo de entre el 3 y el 15 de febrero para llevarse a cabo, según han ratificado a Europa Press las fuentes consultadas.

   De esta manera, se han quedado fuera del texto de base con el que se debate la postura 'oficial' las aportaciones que pretendía incorporar Vence y que, en lo relativo a la política de pactos, incluye a las organizaciones políticas de izquierdas que tengan como eje un "cambio político en clave gallega".

   La propuesta del portavoz nacional, ahora como voto particular, pasaba por que "el BNG formulará a las demás fuerzas del nacionalismo y de las izquierdas una candidatura gallega de unidad que sume alrededor de un programa de mínimos nacionales y sociales a todas aquellas fuerzas y personas que tengan como objetivo impulsar un cambio político en clave gallega, derrotando al PP e impulsando/liderando un gobierno que lleve a cabo políticas alternativas", como apuntaba una de sus enmiendas.

INCORPORACIONES AL TEXTO DE JORQUERA

   Las tesis de Jorquera cambian el documento base en lo relativo al apartado de la estrategia electoral para las elecciones gallegas de 2016, de forma que sustituye la redacción original. La única parte que se ha quedado fuera es el apartado cuatro de su propuesta de resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, es decir, las líneas estratégicas que, a su juicio, deberían incluir el BNG en una negociación para las elecciones, pero en todo caso no fueron incorporadas.

   Lo que sí se ha incorporado al documento 'oficial' (que, de no lograr ser cambiado por las voces que discrepan con mantener esta línea, se convertiría ahora en la estrategia electoral del BNG) son tres aspectos sobre los que deben girar los contactos de la organización: impulsar un proceso para una "amplia candidatura", estudiar las propuestas que le puedan trasladar otras formaciones para la conformación de una "candidatura de orientación nacionalista"; y la "disposición al diálogo con el resto de fuerzas políticas" para pactos post-electorales que "posibiliten un cambio de gobierno y la apertura de una nueva etapa política" en Galicia, lo que atañe --a priori-- al resto de fuerzas que no sean el PP, En Marea inclusive.

   Para Francisco Jorquera, "un cambio de gobierno en la Xunta sólo será posible desde la disposición al acuerdo de una pluralidad de fuerzas políticas y no desde el intento de establecer un nuevo bipartidismo".

   Así, el texto ahora 'oficial' dice: "en este contexto, el nacionalismo gallego debe enfrentar las próximas elecciones gallegas con el objetivo claro de tener una presencia significativa que contribuya a la derrota del PP y a que un cambio de gobierno se traduzca en un cambio real de políticas, desde la voluntad de diálogo y acuerdos post electorales sobre ideas y propuestas con restantes fuerzas políticas".

   Jorquera se muestra crítico con los pactos entre IU, Podemos y Anova, así como con Xosé Manuel Beiras, aunque no lo menciona explícitamente, pero sí explicita "portavoces de ese espacio". Así, ve ratificada una falta de voluntad "real" de acordar con el BNG a raíz de las declaraciones recientes sobre esta formación, que Beiras contribuyó a fundar y de la que se escindió con el colectivo de 'irmandiños' en 2012 tras la asamblea de Amio.

   En esta línea, el portavoz parlamentario concluye que las alianzas de esas tres fuerzas "son legítimas y respetables". "Pero, desde la constatación de que encarnan otro proyecto diferente al nuestro, tenemos la responsabilidad de formular una propuesta propia, abierta e inclusiva, en clave nítidamente gallega, hacia las próximas elecciones autonómicas", agrega.

   De hecho, el texto de Jorquera, que ahora es el documento base sobre el que se trabaja, apunta que "un proyecto político como el del BNG, que aspira a transformar Galicia de raíz a favor de la soberanía y la justicia social, precisa actuar en la sociedad en todos los campos, también en el electoral. "La presencia de una alternativa nacionalista y de izquierdas, diferenciada por expresar un proyecto cualitativamente distinto a cualquier otro de los existentes en la sociedad, es una necesidad para incidir desde el cambo institucional en la realidad", apostilla.

   Sin embargo, se muestra consciente de que es "necesario apostar por la acumulación de fuerzas para tener capacidad de incidencia real en el nuevo contexto político", pero partiendo de una evaluación previa de sus posibilidades de verificación, para "no contribuir a generar confusión y a aparecer subordinados a la voluntad de otras fuerzas políticas".

   Aunque la línea de Jorquera coincide en esencia con el documento base que llegó al máximo órgano de decisión entre asambleas y se corresponde con el sector más conservador de la UPG, hay miembros de esta formación que históricamente ha sido hegemónica en el BNG que apuestan por una política de pactos "flexible", como recoge el voto particular firmado por Tereixa Paz (UPG) y Carme Adán (independiente, pero vinculada a la plataforma ApU, que ha sido la impulsada por la UPG en los procesos internos).

Para leer más