La economía gallega se desacelera y crece menos que la del conjunto del país, según el Foro Económico

Publicado 03/07/2019 14:31:09CET
Patricio Sánchez, Fernando González Laxe, José Francisco Armesto y Santiago Lago
Patricio Sánchez, Fernando González Laxe, José Francisco Armesto y Santiago LagoFORO ECONÓMICO DE GALICIA

   El Foro advierte de la "fuerte" caída de las exportaciones y sitúa la inversión y el consumo de las familias como "locomotora" de la economía gallega

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La economía gallega crece con menor dinamismo que la española, por primera vez en tres años, al situarse en un 2,3% en el segundo trimestre de 2019 pero una décima por debajo del conjunto del Estado, según recoge el informe elaborado por el Foro Económico de Galicia.

   El PIB gallego sigue creciendo por encima de la media europea (1,5%) y de la zona euro (1,2%). Así, aunque 2019 está siendo un año económicamente bueno no lo es tanto como el anterior, según ha explicado el economista Santiago Lago.

   La ralentización de la economía gallega se deriva de un cambio en el patrón de crecimiento "muy abrupto", debido a que si bien aumenta la demanda interna a niveles anteriores a la crisis hay una caída muy fuerte de las exportaciones tanto en el sector textil como en la automoción.

   Así, los "locomotores" de la economía interna son, según Fernando González Laxe, coordinador del Foro, la inversión (6,9%), sustentada especialmente por empresas líderes gallegas, y el gasto de las familias, que aumenta un 3,4%, el valor más elevado desde 2006.

   Esto constata, ha incidido, en que el aumento de los salarios y la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) no han contraído la economía sino que han impulsado el crecimiento interno. "Fuimos los primeros en decir que no tenía razón el gobernador del Banco de España de que la subida de los salarios iba a repercutir negativamente en el empleo y en el crecimiento no se ha dado", ha valorado.

   Sin embargo, el "menor dinamismo" de la economía gallega en comparación con Galicia se sitúa en la "gran caída de las exportaciones (-8,4%) y de las importaciones (-7%)" por segundo trimestre consecutivo. "El sector exterior no es hoy el motor de la economía gallega", explica.

   En este ámbito, lo más destacado son la fuerte caída de dos sectores que eran "el santo y seña del comercio exterior gallego": el sector textil, que baja hasta en un 25%, y el del automóvil, en un 15,8%.

   Entre las distintas causas, el Foro Económico sitúa varias hipótesis, como las incertidumbres sobre el sector del coche y la deslocalización de su fabricación, la posibilidad de que la distribución del textil se realice desde otros puntos de España o el influjo en este ámbito del comercio electrónico.

   De hecho, el Foro ha apelado a la "cautela" y a la "prudencia" para evaluar esta importante caída de la demanda externa hasta que se confirme el patrón de crecimiento.

SECTORES

   Desde el punto de vista sectorial, el crecimiento gallego se sustenta en buena medida en el subsector del comercio, transporte y hostelería --crece un 6,8% con respecto al año anterior y más de tres puntos por encima de la media estatal--.

   En cambio, el Foro alerta que se está "contrayendo" el sector industrial en su conjunto y de la industria manufacturera en particular, que "no presenta tasas positivas y se comporta negativamente".

   "Hay algo que no está funcionando, las ayudas, los programas, las acciones, las políticas no están tirando del sector manufacturero y de la industria", ha señalado Fernández Laxe, que sostiene que los datos recogidos invitan a reflexionar sobre posibles cambios en la política industrial de la Xunta y en los instrumentos definidos.

   Y en este ámbito, ha lamentado que "Galicia está perdiendo posiciones desde el año 2011" en el sector de la innovación y el desarrollo tecnológico, al "perder en patentes, en aplicaciones y en políticas de innovación a las pymes". "Algo no está tirando, no tiene efecto tracción".

   En cuanto a la estructura productiva de Galicia, desde 2008, Laxe ha alertado que el sector primario sigue estable pero disminuye el industrial y la industria manufacturera. .

TENDENCIA POSITIVA EN EL EMPLEO

   En cuanto al empleo, los datos dibujan una buena "tendencia" de la economía gallega, con la bajada del paro --la quinta comunidad de España en descenso del desempleo--, que se sitúa en el 12,5%, la más baja desde 2009. Ha remarcado que la caída del paro se percibe en todos los grupos de edad, incluidos los mayores de 45 años.

   Esto se ha trasladado a las familias, ha señalado José Francisco Armesto. Así, ha disminuido el número de familias en las que todos sus miembros son parados y aumentan aquellas en los que todos están en activo.

   No obstante, el problema "más acusado" se sitúa en la población activa, que ha bajado en un 0,2% en el último trimestre mientras que ha aumentado en el conjunto del país. Pero en la franja de edad entre los 25 y los 34 años, el descenso es del 2,7% interanual y hasta del 24% desde el inicio de la recuperación económica. "Galicia es la segunda peor comunidad autónoma" en este ámbito.

   En cuanto a la ocupación, hubo un "buen comportamiento" durante 17 trimestres consecutivos (4 años). Sin embargo, el dinamismo es "menor, con menor intensidad que la del conjunto del país". La tasa de ocupación aumentó en Galicia hasta el 46,3%, pero en valores tres puntos por debajo de España, lo que deja a la comunidad gallega "rezagada", al estar solo por delante de Asturias, Andalucía y Extremadura.

   En lo que a ocupación femenina se refiere, presenta un mejor comportamiento que la masculina. Este incremente se centra especialmente en el sector servicios, especialmente hostelería, servicios sociales o actividades profesionales.

LAXE ATRIBUYE LA INCERTIDUMBRE ECONÓMICA A LA SITUACIÓN MUNDIAL

   Ante las repercusiones en la economía de la situación política de España, Fernández Laxe remarca que en países como Bélgica o Italia la falta de gobierno no afectó a la economía y dirige la atención a la situación internacional.

   Atribuye la inestabilidad económica a cuestiones que van más allá de la política nacional, como las "guerras comerciales" entre potencias como Estados Unidos, China o Europa, a la apuesta de China por una nueva ruta de la seda o las decisiones sobre los tipos de interés.

   "¿Tiene algo que ver la política nacional con la desaceleración? Habrá que verlo más tarde. Pero la experiencia europea dice que en aquellos países en los que no hubo gobierno durante dos años como Bélgica o Italia la economía siguió funcionando", ha zanjado, aunque para puntualizar a continuación que "cuanto antes haya gobierno mejor".

ALCOA

   Ante el próximo acuerdo entre Alcoa y el fondo finaciero Parter, Santiago Lago ha realizado "una reflexión general". Ha destacado que Galicia "está en mínimos históricos de inversión extranjera" y que es una "buena noticia" inversiones para evitar cierres.

   Ahora bien, ha matizado que la transformación de sectores, la creación y destrucción de empresas, es coyuntural al mercado económico.

   Y aunque ve positivo que haya intentos por mantener la actividad, ha abogado por fomentar la creación de empresas y crear alternativas a los puestos de empleo que se pudiesen destruir.

VALORACIONES DE LA SUBIDA DEL SMI

   El informe también analiza la aprobación por parte del Gobierno de España de la subida del salario mínimo interprofesional hasta los 900 euros desde enero pasado. Con este objetivo, incorpora dos visiones contrapuestas.

   Por un lado, Manuel Lago, profesor de la UDC y diputado estima que la medida fue "muy positiva" y que los beneficiarios son 2,5 millones de personas en España, sin que se hayan percibido impactos en la jornada laboral ni en el paro. Así, sostiene que había "margen" en los beneficios de las empresas para asumir la subida del SMI.

   En cambio, José Antonio Neira, secretario general en funciones de la Confederación de Empresarios de Galicia considera que se trata de una "medida generadora de incertidumbre" y que puede afectar a las tasas de cobertura, además de provocar una "ruptura" del acuerdo entre organizaciones empresariales y sindicales en 2016 sobre la subida del SMI.

Contador