Actualizado 04/05/2007 18:27 CET

Emigración estima que la depuración del CERA podría recortar en torno a un tercio el actual número de gallegos inscritos

Confirma la "prioridad" de que el voto en urna esté en las gallegas y rechaza diferenciar entre elecciones para que la diáspora participe

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario xeral de Emigración de la Xunta de Galicia, Manuel Luis Rodríguez, avanzó hoy que la depuración del Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) podría suponer un recorte de entre "un 30 y un 40 por ciento" en el actual número de gallegos inscritos.

En su comparecencia en la Comisión de Emigración del Parlamento gallego para hacer balance de las políticas de su departamento, Rodríguez reivindicó los "esfuerzos" que la Xunta requiere del Gobierno central para acometer la revisión del CERA, especialmente ante la ampliación de la nacionalidad a los nietos de los emigrantes.

Al respecto, el secretario xeral precisó que, según una proyección de los españoles residentes en el exterior realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en algunos estados de América "no es descabellado" manejar una multiplicación del actual número por 1,5 e, incluso, por tres.

Con todo, subrayó que esta estimación estadística es "absolutamente impredecible", puesto que, "por muchos datos que se proyecten, aventurar cualquier cifra" es complicado, especialmente porque "los esfuerzos" reclamados en la depuración del CERA podrían recortar "entre un 30 y un 40 por ciento" el actual número.

No obstante, Manuel Luis Rodríguez admitió que la reforma del Código Penal para ampliar la nacionalidad a la tercera generación podría elevar en tres años la cantidad de gallegos inscritos por encima de las 500.000 personas, como ya había avanzado el pasado mes en el Parlamento el propio presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño.

VOTO

A mayores, el secretario xeral de Emigración reivindicó que tanto Touriño como el Gobierno en su conjunto "han levantado la voz para promover un impulso político que garantice y consolide los derechos" del colectivo exterior, lo cual exige como una de las máximas apuestas la regulación del voto en urna, tal y como establece el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior.

Rodríguez recordó que esta norma, aprobada por unanimidad en el Congreso, aboga por "homogeneizar todos los procesos" y, en consecuencia, subrayó que "choca con cualquier teoría de establecer distinciones entre un tipo de comicios y otros".

De igual forma, subrayó que el visto bueno de todas las fuerzas políticas en la Cámara baja obliga a los partidos a "asumir como postulados propios lo que pone en la ley" y, en consecuencia, deben "agilizar cuanto antes" las medidas necesarias para garantizar el voto en urna.

El secretario xeral explicó que la "prioridad" del bipartito al respecto es que las modificaciones se lleven a cabo a tiempo para las próximas autonómicas, previstas para junio de 2009 y añadió que "no basta con que los emigrantes tengan los derechos reconocidos". "Deben ser efectivos por ley y por los hechos", aseveró.