La empresa de las guarderías dice que elabora nuevos menús "día a día" tras las reacciones alérgicas

Publicado 08/11/2019 17:15:16CET
Comedor escolar.
Comedor escolar. - AYUNTAMIENTO DE TORRES

   Inició una investigación interna y está retirando ingredientes potenciadores de los procesos alérgenos como salsa de tomate y lácteos

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Freire Chico S.L., la empresa que se hace cargo del servicio de comedores en escuelas infantiles de Galicia que en los últimos días han registrado casos de reacciones alérgicas, tomó medidas después de tener conocimiento de las mismas como el inicio de una investigación interna y la confección "jornada a jornada" de menús "restrictivos".

   Estos son menús, según fuentes de la compañía consultadas por Europa Press, de los que se retiran ingredientes potenciadores de los procesos alérgenos, como la salsa de tomate y los lácteos, por ejemplo.

   Dichos elementos se sustituyen de los platos ordinarios por otros con el objetivo de lograr un menú "equilibrado", siguiendo las recomendaciones de expertos, apuntan las fuentes de la mercantil, que actúa bajo las marcas comerciales Airas Cátering, Xantar Contigo, Xanta Connosco, Airas Eventos y Airas Nunes café.

   En un comunicado de prensa, la empresa explica que ha emprendido "de forma activa" líneas de investigación propias "tendentes a aportar luz sobre las causas que provocaron los hechos"

   Así, ha contratado "gabinetes especializados" en los ámbitos de la seguridad alimentaria y ha comenzado investigaciones internas a través del departamento de calidad, "líneas que siguen su curso".

   Las medidas, apunta Freire Chico S.L., se están tomando "a diario" e incluyen la elaboración de los mencionados menús "restrictivos jornada a jornada".

"CON SOLVENCIA EN LA ÚLTIMA DÉCADA"

   En cualquier caso, en primer lugar, "lamenta profundamente" las reacciones alérgicas producidas, si bien precisa que el nivel de afectación de los episodios (en los días del 18 al 21 de octubre y del pasado 5 de noviembre) fue "de carácter leve" con afectaciones cutáneas "momentáneas".

   Añade, en este sentido, que representó, "en términos cuantitativos, un valor ciertamente pequeño en relación con el volumen diario de los menús servidos en la totalidad de las escuelas infantiles de la red pública".

    "Alimentar a casi 4.000 niños al día y otras tantas personas de otros colectivos es una altísima responsabilidad que venimos asumiendo con solvencia en la última década", destaca.

   Además, defiende contar con un registro sanitario que lleva implícita la aplicación de unas metodologías de trabajo y sistemas de autocontrol "sometidos a la permanente revisión y supervisión de las autoridades sanitarias".

MEDIDAS "DESDE EL PRIMER MOMENTO"

   Indica que precisamente en las jornadas citadas "la aplicación inmediata del protocolo de alerta alimentaria y su correcta coordinación permitió que en menos de 25 minutos se paralizase en las 99 escuelas en las que la empresa cocina a diario el menú en curso y que este fuera sustituido por un menú de emergencia". Ello, resalta, "evitó una mayor propagación de la reacción alérgica".

   Por último, recuerda que "desde el primer momento (...) puso al servicio de las autoridades sanitarias y del órgano de contratación del servicio todos los recursos con los que cuenta, en aras del rápido esclarecimiento de las causas que han provocado los intolerables episodios de reacción alérgica".

Contador