Empresarios de discotecas piden un plan de seguridad navideño para evitar fiestas ilegales

Actualizado 29/11/2017 12:00:12 CET

Acusan a alcaldes de dar "muchas autorizaciones a conocidos o amigos a cambio de comisiones", pese a conocer "el incumplimiento de la normativa"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Federación de Asociaciones Provinciales de Empresarios de Salas de Fiestas y Discotecas (Fesdiga), Samuel Pousada, ha presentado sendas denuncias ante los ayuntamientos de A Coruña y el de Pontevedra para exigir la creación de un plan de seguridad municipal navideño (desde el 15 de diciembre hasta el 6 de enero) que "evite la celebración de actividades de carácter festivo en locales que no dispongan de las correspondientes autorizaciones".

   En la denuncia facilitada a los medios, el presidente de Fesdiga alega que "muchos locales y colectivos organizan actividades de carácter festivo", que se organizan "en espacios cedidos por las administraciones".

   Pousada asegura que estos locales "no cumplen los requisitos de seguridad, sanitarios y técnicos", porque "carecen de licencia de apertura", además de "la autorización extraordinaria de la Consellería de Interior".

   Samuel Pousada ha argumentado que la actividad en estos locales representa "un grave peligro para los espectadores y participantes", ya que incluso "puede originarse la muerte de muchas personas", tal y como ha ejemplificado con lo sucedido en el Madrid Arena (cuatro muertes).

   Además, ha manifestado su desconformidad con "este tipo de competencia desleal" frente a las salas de fiesta que sí disponen de autorización.

RESPONSABILIDAD DE ALCALDES Y GUARDIA CIVIL

   Por otra parte, el presidente de Fesdiga también ha señalado en la denuncia a "los alcaldes y funcionarios de las administraciones públicas" como los "responsables" de estas aperturas. Pousada ha advertido de que "del pasotismo pueden derivarse responsabilidades civiles, penales y políticas", y ha asegurado que "los políticos se niegan a asumir estas últimas".

   Asimismo, ha acusado a los alcaldes de dar "muchas autorizaciones a conocidos o amigos a cambio de comisiones", pese a ser "conocedores del incumplimiento de la normativa de espectáculos y de seguridad", así como "del enorme peligro para los clientes".

RESPONSABILIDAD DE LOS ASISTENTES

   En este sentido, ha apuntado a "los técnicos del ayuntamiento y a la Policía Local" como los encargados de levantar los informes y actas pertinentes sobre los locales, de tal forma que ha incidido en "su responsabilidad si ocurre una tragedia", por "no actuar con la debida diligencia" y "haber hecho la vista gorda", abunda.

   Samuel Pousada ha apelado finalmente al "sentido común y responsabilidad de la juventud", para que "no acudan a fiestas ilegales que no cumplen con la normativa de espectáculos". Así, ha resaltado que estas celebraciones suponen "bombas de relojería que representan un grave peligro para sus vidas".