Publicado 11/04/2019 16:22CET

Los espacios urbanos gallegos preservan mejor que los rurales el equilibrio entre las dos lenguas, según un estudio

Notas De Prensa Da Usc
UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE COMPOSTELA

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los espacios urbanos gallegos preservan mejor que los rurales el equilibrio en el número de hablantes de dos lenguas, según ha determinado un equipo de cuatro físicos, tres de ellos de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

   Mariamo Mussa y Alberto Pérez Muñuzuri, del área de Física de la Materia Condensada y de la agrupación estratégica CRETUS de la USC; Luís F. Seoane, de la Universitat Pompeu Fabra y del IFISC-CSIC de Mallorca, y Jorge Mira, del departamento de Física Aplicada y de la agrupación AeMAT de la USC, han presentado el estudio en un artículo publicado este jueves en 'Nature Communications'.

   Los cuatro físicos han aplicado un modelo matemático que analiza la velocidad con la que varía el número de hablantes de gallego y castellano en Galicia desde hace un siglo.

   El estudio divide Galicia en 20 áreas geográficas y compara cómo es la velocidad de variación, en función del grado de urbanización de cada zona. Una variación que "no implica necesariamente una pérdida de hablantes de gallego", aclaran los investigadores.

   En base a una serie de ecuaciones, el equipo retrata la evolución del número de hablantes de gallego y castellano y de las personas bilingües.

   Como conclusión, determinan que "en Vigo y A Coruña, las dos mayores ciudades gallegas, la velocidad de ese cambio se produce más lentamente que en zonas rurales de, por ejemplo, Ourense o Lugo".

   En su opinión, esta evidencia experimental "muestra que el efecto globalizador del entorno urbano, lejos de inducir a una hipotética y teórica homogenización, puede tener el efecto contrario".

   En paralelo, el estudio de este equipo de físicos identifica la existencia de otro mecanismo por encima de la dinámica interna de los núcleos individuales de población y que se basa en las relaciones entre las diferentes zonas del territorio.

   De este modo, los investigadores miden el grado de conexión entre núcleos de población de grandes masas humanas a nivel general y concluyen que "las diferentes zonas de Galicia están bastante desconectadas unas de las otras". Los autores estiman que los mecanismos de globalización, "interno y global", operan "de forma distinta y pueden competir entre sí".

   Galicia, sostienen, debido a su realidad lingüística y su distribución demográfica se convierte en "un laboratorio social de enorme importancia", al contener más de la mitad de los núcleos de población de España.

   Los científicos señalan, a modo de ejemplo, la particular distribución territorial de Galicia porque "ofrece muchas configuraciones de población que van desde aldeas de menos de diez residentes hasta grandes concentraciones urbanas con cientos de miles de habitantes", como las áreas de Vigo y A Coruña.

   Además de las tendencias constatadas en el estudio, el equipo propone estrategias para desacelerar las dinámicas lingüísticas. Entre ellas, plantean "aumentar la influencia de los nodos rurales en los urbanos".

   "Si los principales nodos de población estuviesen más conectados con su entorno, la rapidez del cambio lingüístico del rural se ralentizaría", concluyen.