Una exmigueliana sostiene que Rosendo le aseguró que tenía un "demonio de la sexualidad" dentro "desde pequeña"

Publicado 30/10/2018 18:33:52CET

Reconoce que la Orden no era "católica" y la define como una "patraña"

   PONTEVEDRA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Una joven que permaneció unos "veinte años" dentro de la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel ha declarado este martes que el líder del grupo, Miguel Rosendo, le aseguró "desde pequeña" que tenía "un demonio de la sexualidad" y le recomendó que no la "vieran" muchos chicos porque la "culpa" sería suya por "incitarlos".

   B.D.P. ha testificado en la sesión número 13 de este juicio, conocido como de los 'Miguelianos', que Rosendo se "presentaba" como un "ser de luz" antes de hacerlo como el propio "San Miguel Arcángel" y que "daba igual los cargos que hubiera" dentro de la Orden, pues "nadie hacía nada sin permiso" del considerado como líder.

   B. ha relatado en la sala, tras un biombo, que sufrió tocamientos en sus partes íntimas por parte del líder de la Orden siendo aún menor de edad y que, en una ocasión, Rosendo alegó que le iba a "operar los ovarios". "Me quedé estática", ha aseverado. "Yo en ese momento le creo, le estoy agradecida; aunque me incomodó la situación como me incomodaban sus abrazos", ha añadido.

   La mujer ha manifestado que entró en contacto con Miguel Rosendo con ocho años de edad porque la llevaron su madre y su tía F.D.A. (que también perteneció a la Orden) a su "consulta", y ha añadido que el líder de los 'Miguelianos' era conocido como un "brujo" y un "vidente" y que desde ese momento él la "cogió". "No recuerdo una infancia normal", ha apuntado.

   "Con esa edad soy tan vulnerable que él me fue guiando y formando a su manera. Era más importante que mi propio padre. Era todo. Él me decía que Dios tenía algo bueno para mí y que él me iba a guiar", ha sostenido durante su testifical a preguntas de la Fiscalía.

ADOCTRINACIÓN Y HUMILLACIONES

   La testigo, que ha destacado que vivió bajo mucha "presión" dentro de la Orden, ha reconocido que al repasar aquellos años ve "muchas contradicciones", pero que "estaba súper adoctrinada", "igual" que lo estaban "todos" y como, en su opinión, "lo siguen estando muchos hoy". Asimismo, la joven ha asegurado que padeció "humillaciones" por parte del resto de 'Miguelianos'. "Aguantabas que te ridiculizaran y te callabas, no pasa nada, eres tontita y ya está", ha agregado.

   Los allegados de B., según su declaración, llegaron a advertirle de que estaba dentro de "una secta", pero ella los "rebatía" siempre. "Tú sabías que las cosas del cielo no podías contarlas porque no se iban a entender", ha explicado.

   La mujer ha contado que contrajo matrimonio por "consejo" de Rosendo y que tuvo dos embarazos dentro de Orden y Mandato. Fue al dar a luz a su segunda hija cuando comenzó a "dudar", según su testimonio, y en el año 2013 se "da cuenta" de que aquello no era "católico ni nada", que era una "patraña", ha aseverado.

   B. ha reconocido, a preguntas de la acusación particular, que pidió un préstamo del que entregó "1.500 euros" a Rosendo, que no fue la única cantidad que le facilitó y que éste "nunca jamás" le dio dinero.

   La joven ha testificado que no ha recibido presiones "directamente" antes de acudir a declarar a la Audiencia Provincial de Pontevedra, donde este martes han vuelto a coincidir los 'Miguelianos' con el juicio del narcotraficante Sito Miñanco, que le ha deseado "suerte" a Rosendo al cruzarse con él en la puerta de los juzgados.