Feijóo critica que Silva y Campos no comparezcan y dice que también fue "un error" cuando faltaron populares

Actualizado 02/11/2017 14:59:12 CET

   Sostiene que "ocultar las cuentas" de las diputaciones es "una falta de respeto" al Parlamento y a los gallegos

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha criticado que la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, y su homólogo en Lugo, Darío Campos, ambos socialistas, hayan anunciado que no acudirán al Parlamento a presentar los presupuestos de sus respectivas instituciones para el próximo año 2018.

   "Si hay presidentes provinciales que quieren ocultar sus cuentas, me parece una falta de respeto al Parlamento y a los ciudadanos", ha sentenciado el líder del PP gallego, quien ha recordado que, desde hace más de 10 años, ningún representante de estas instituciones habían faltado a esta cita.

   Y es que, desde 2007 (para los presupuestos de 2008), los presidentes de las cuatro diputaciones provinciales han comparecido en la Comisión de Orzamentos de la Cámara autonómica ininterrumpidamente, aunque no siempre había sido así.

   Feijóo no ha obviado este hecho y ha reconocido que, cuando, en su día, se ausentaron responsables políticos provinciales ligados al PP, también fue "un error".

   "Pero, a partir de ahí, volvieron todos con normalidad", ha señalado, antes de recordar que todos los partidos están representados en el Parlamento autonómico, por lo que este 'plantón' y la "opacidad" que conlleva supone "una falta de respeto" no solo para la Cámara, sino para los ciudadanos.

"NO SÉ SI ES LA NUEVA POLÍTICA DEL PSDEG"

   "No sé si esta es la nueva política del PSdeG, la de ningunear al Parlamento", ha concluido Feijóo, pocos días después de que Gonzalo Caballero tomase las riendas de la formación socialista.

   Finalmente, el jefe del Ejecutivo también se ha mostrado interesado en saber qué opina "el BNG, que es el socio del PSOE" en dichas instituciones provinciales", de que ambos presidentes no acudan a presentar las cuentas al Pazo do Hórreo.