Felipe VI, "maravillado" por el Pórtico de la Gloria tras su visita a la Catedral de Santiago

412984.1.644.368.20181030151307
Vídeo de la noticia
Publicado 30/10/2018 15:13:07CET

   El nuevo régimen de visitas a la obra del Maestro Mateo podría demorarse debido a los trabajos de rehabilitación en el interior de la Catedral

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Su Majestad el rey Felipe VI ha visitado este martes la Catedral de Santiago para comprobar tanto el resultado de las obras de restauración ya efectuadas como aquellas que faltan por concluir. A la salida y tras contemplar el Pórtico de la Gloria, el monarca ha asegurado que la gran obra del Maestro Mateo le ha parecido "una maravilla".

   Durante el recorrido, Felipe VI ha estado acompañado de distintas autoridades como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada; el alcalde compostelano, Martiño Noriega; el presidente del Parlamento gallego, Miguel Ángel Santalices; y el arzobispo de Santiago, Julián Barrio.

   La visita ha dado comienzo sobre el mediodía, momento en el que el arquitecto director de las obras de restauración les ofreció "un análisis de cómo había sido el proceso de rehabilitación y lo que quedaba por hacer", ha explicado el regidor compostelano en declaraciones a los medios a su salida de la Catedral.

   Es precisamente esta exposición del técnico "lo que más ocupó" de la visita de Felipe VI, quien, según palabras de Noriega, "tenía bastante interés en conocer qué volumen de obra quedaba y qué plazos había".

   Además, al final del recorrido, el monarca se ha mostrado "impactado" por el Pórtico, según lo ha manifestado el alcalde de Santiago. "Pero eso no atiende a realezas ni a la población civil. Yo creo que eso nos pasa a todos porque es una obra espectacular", ha apuntado.

SUBIDA A LA CUBIERTA

   La visita a la Catedral ha durado en torno a hora y media. Hacia las 13,00 horas, Felipe VI y el resto de autoridades han subido a las cubiertas de la Catedral, parte de ellas tapadas por los andamios correspondientes a las tareas de restauración de los tejados que apuntan hacia Praza Quintana.

   Ya fuera, bajo la lluvia y con cuidado de no resbalar debido a la humedad de los escalones, el Rey ha continuado atento y sonriente a la explicación del arquitecto, incluso planteándole alguna pregunta o duda que le surgía.

   Una vez allí han realizado la foto de familia, momento en el que Feijóo ha bromeado con la prensa lamentándose de no disponer de un paraguas para protegerse de la lluvia. Cuando volvían al interior, el presidente de la Xunta y la ministra de Hacienda mantenían una pequeña conversación hacia la cola del grupo.

   Tras ello, han bajado al interior de la iglesia para contemplar el Pórtico y luego salir por el portón que da hacia la Praza do Obradoiro. Hasta allí se han acercado decenas de curiosos con paraguas y capuchas, que han llegado a exclamar "¡Viva el Rey!" en varias ocasiones.

   En la tarde de este martes, Su Majestad se desplazará hasta A Coruña para asistir a la entrega del Premio Fernández-Latorre, concedido en su 60ª edición al presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa.

NUEVO RÉGIMEN DE VISITAS AL PÓRTICO

   Por otra parte, según han informado fuentes de la Catedral, el nuevo régimen de visitas al Pórtico de la Gloria --esta vez de pago, con un precio ordinario de 10 euros-- podría atrasarse hasta diciembre por la demora en las obras de rehabilitación en el interior, que prevén el encapsulado de la obra del Maestro Mateo para adecuar las condiciones de humedad y temperatura.

   Los trabajos de rehabilitación del Pórtico finalizaron este año tras una década de actuaciones que permitieron desvelar la policromía original, un secreto que permanecía oculto tras la capa de suciedad y otros compuestos que le daban a las figuras un tono grisáceo.

   Felipe VI no ha sido el único miembro de la Casa Real en visitar esta gran obra románica, ya que su madre, la reina Sofía, fue la encargada de inaugurar la nueva cara del Pórtico a principios de julio.

   Precisamente a mediados de ese mismo mes, la obra abrió su primer régimen de visitas, que, debido as su gratuidad, propició que parte de la Praza do Obradoiro estuviese ocupada por largas colas. En total, la Fundación Catedral calculó que, hasta finales de septiembre, casi 8.000 personas se habían acercado a contemplar el Pórtico.