El fiscal pide 18 años de cárcel para una joven de A Coruña por matar a su hija tras dar a luz y tirarla a un contenedor

Actualizado 13/04/2007 21:36:35 CET

La chica tuvo al bebé en el cuarto de baño de la frutería en la que trabajaba tras unas 38 semanas de gestación

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal solicita una pena de 18 años de prisión por el delito de asesinato para una joven de 30 años de edad de A Coruña que en marzo de 2006 mató a su hija recién nacida tras dar a luz en el cuatro de baño de la frutería en la que trabajaba y la arrojó a un contenedor de basura.

Así lo señala el escrito fiscal, al que tuvo acceso Europa Press, en el que se destaca el agravante de parentesco por lo que el fiscal solicita las penas de 18 años de cárcel con la inhabilitación absoluta durante el mismo tiempo de todos los honores, empleos y cargos públicos, así como la incapacidad para obtenerlos.

Además, el fiscal pide que la procesada, M.B.P.A. indemnice al padre biológico del bebé fallecido, que entonces era su compañero sentimental, con 80.000 euros por los daños morales y materiales.

El juicio, que se celebrará en el Juzgado de Instrucción Número 5 de A Coruña, tendrá lugar en las jornadas del 19, 20 y 21 de junio de este año, según informaron fuentes judiciales.

HECHOS

Los hechos que se le imputan a la procesada sucedieron entre las 12.00 y 13.00 horas del 24 de marzo de 2006 cuando M.B.P.A., que presenta rasgos esquizoides de personalidad que, según recoge el documento judicial, "no limitan sus facultades mentales ni su capacidad de autodeterminación", trabajaba como vendedora en Frutas Esther, un establecimiento ubicado en el número 27 de la calle San Vicente de A Coruña.

La joven, debido al embarazo del que no había informado a nadie, se sintió indispuesta y se dirigió al cuarto de baño del local donde tuvo lugar el parto en el que dio a luz a una niña tras entre 38 y 42 semanas de gestación, con 2,615 kilos y 49 centímetros, "a la que decidió matar inmediatamente aprovechando la situación de desvalimiento".

Según señala el escrito fiscal, la chica desgarró el cordón umbilical, lo que provocó una "exanguinación" de la niña que causó un sock hipovolémico y su muerte sobre las 13.00 horas. Posteriormente escondió el cuerpo del bebé, salió del local y tiró el cuerpo en un contenedor cercano a la frutería, abandonando el lugar para dirigirse a su domicilio.

Media hora más tarde, la joven fue detenida en su domicilio, localizado en la calle Emilio González López, tras ser alertada la Policía sobre la presencia de manchas de sangre "alarmantes" que había dejado en las inmediaciones de su vivienda.

La mujer fue llevada al Hospital Materno Infantil de A Coruña para su "completa curación" y permanece privada de libertad en prisión desde el 24 de marzo del año pasado.