Fiscalía rebaja a 10 años de cárcel su petición para la acusada de arrojar a su bebé a un contenedor

Juicio en Ourense por arrojar un bebé a un contenedor.
EUROPA PRESS
Actualizado 03/12/2018 16:35:27 CET

   La madre reconoce los hechos y acepta la modificación del Ministerio Público

   OURENSE, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La Fiscalía ha reducido de 15 años y un día a 10 años y un día su petición de pena de prisión para la mujer acusada de dar a luz en el cuarto de baño de su vivienda de Ourense en septiembre de 2017 y arrojar al recién nacido a un contenedor envuelto en unos trapos y dentro de una bolsa de basura. Le exige, además, la privación de la patria potestad del menor y la prohibición de comunicarse y de acercarse a menos de 500 metros de él durante 20 años.

   Así lo ha resumido el representante del Ministerio Público en la lectura de conclusiones al término del juicio, celebrado este lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense, el cual le atribuye a la madre un delito de asesinato en grado de tentativa con la agravante de parentesco.

   Para rebajar la petición de pena, el fiscal ha tenido en cuenta el reconocimiento de los hechos por parte de la acusada durante la sesión oral y su "situación personal". Asimismo, ha añadido al escrito inicial la posibilidad del dolo eventual o abandono a sabiendas de que ello podría acabar con la vida del menor.

   El Ministerio Público aclara en su escrito de acusación que, "sobre las 16,00 horas del mismo día", una persona que se hallaba "revolviendo en la basura" vio "una bolsa grande de color verde y anudada al abrir el contenedor", la cual abrió "para ver su contenido" y, "al tirar de lo que le parecía una cortina enrollada, cayó de su interior el bebé, que comenzó a llorar y al que, junto con otros viandantes, le prestó los primeros auxilios hasta que fue trasladado al hospital por los servicios de urgencia, hallándose en perfecto estado".

   Por su parte, el letrado de la defensa se ha adherido a la petición del Ministerio Fiscal. Inicialmente, contempló los hechos como un delito de abandono del menor por su madre poniendo en peligro la salud del bebé y, como alternativa, delitos intentados de homicidio o asesinato, en todo caso, con las atenuantes de estado de trastorno mental, confesión de los hechos y drogadicción.

LA ACUSADA "NUNCA QUERÍA IR AL MÉDICO"

   El primero de los testigos citados, el hombre que revolvió en la basura y localizó la bolsa en la que se hallaba el bebé, no ha comparecido en la sesión oral de este lunes. Sí lo han hecho, entre otras, las dos personas que prestaron los primeros auxilios al menor en la calle, así como la que era pareja de la acusada en el momento de los hechos --una de ellas era matrona--.

   Las dos viandantes que ayudaron al bebé una vez sacado de la bolsa han confirmado la narración de los hechos que señala Fiscalía. Mientras, el que era la pareja de la madre en aquel momento ha asegurado que no tenía conocimiento del embarazo de la acusada, la cual nunca quería que éste la llevara al médico.

   "No tenía conocimiento de que estaba embarazada; sabía de sus sangrados y traté de llevarla al médico, pero me decía que no me preocupara y lo dejaba pasar, decía que no en todo momento y, desde que la conocí, nunca quería ir al médico. No vi cambios fisiológicos en ella para pensar que estuviera embarazada", ha relatado en el juicio.

   Asimismo, ha confesado que la madre consumía drogas y que lo sucedido lo dejó "impactado" porque "a ella se le veía cierto cariño a los niños".

SOSPECHAS POR FOTOGRAFÍAS

   Mientras, una hermana de éste ha asegurado que no tenía constancia de que la acusada, de la que ha relatado que consumía hachís y "está bien psicológicamente", hubiera avisado de que estaba embarazada, ya que "estaba rellenita", y que se enteró de la noticia la noche del mismo día de los hechos.

   "Me entré a la noche por las noticias. No llegué a sospechar de ella hasta que recogí las foto de mi boda, que fue en agosto, y vi que tenía barriga de embarazo. Fui a la Policía y dije que sospechaba de ella porque después estaba delgada y no había ido al médico", ha destacado.

   Esta misma versión ha sido compartida por otra hermana de la que era pareja de la acusada en el momento de los hechos, que ha concretado que a la madre del bebé "se le notaba el embarazo" pero "siempre negaba que estuviera embarazada".

   "En la boda de mi hermana, se le notaba; luego de la boda, ya estaba delgadita. Al leer la noticia en el periódico, sospechaba de mi cuñada. Ella me dijo que era una hernia y que le dolía la barriga", ha declarado.

   Así las cosas, el juicio, señalado inicialmente para este lunes y el martes 4 de diciembre ha quedado visto para sentencia tras la celebración de la primera sesión, iniciada pasadas las 9,40 horas y finalizada una hora más tarde.

Contador