Actualizado 17/12/2013 22:32

El FROB defiende subastar las entidades nacionalizadas para recuperar ayudas

Fernando Restoy Lozano, presidente del FROB
Foto: EUROPA PRESS

Dice que en una resolución de un banco no se puede recuperar "todo" el apoyo público

   MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Fernando Restoy, ha defendido la estrategia de subastar las entidades nacionalizadas --como Novagalicia Banco-- para recuperar la mayor parte de las ayudas públicas y acelerar estos procesos si el mercado lo permite.

   En su primera comparecencia en la Comisión de Economía en el Senado, Restoy ha asegurado que en la resolución de un banco no se puede garantizar "por definición" que se vaya a recuperar "todo" el apoyo público, por lo que ha abogado por minimizar el coste para el contribuyente.

   Restoy, ha defendido que las ayudas públicas destinadas a sanear la banca española "no han destacado en exceso" en comparación con el resto de países de Europa, y ha precisado que representan alrededor del 15% del total de la UE desde 2008. Eso sí, ha reconocido que las ayudas a la banca española, de cerca del 6% del PIB, suponen una cifra "significativa".

   En términos de PIB, ha recordado que las ayudas destinadas en España a sanear la banca se sitúan en niveles comparables a los de las efectuadas en Reino Unido, Bélgica, Holanda y Portugal, y "sustancialmente por debajo" de las cifras alcanzadas en países como Chipre, Grecia o Irlanda.

MOROSIDAD AL ALZA EN LOS PRÓXIMOS MESES.

   El también subgobernador del Banco de España se ha congratulado del avance en la reestructuración del sector, si bien ha advertido de una serie de desafíos. En este sentido, ha advertido de que la tasa de morosidad del sector continuará al alza "en los próximos meses" ante el desfase entre el ciclo económico y la evolución de los activos dudosos.

   También ha subrayado que la economía española afronta el reto de la "continuada contracción del crédito", que ha achacado tanto a la demanda como a la oferta. Aún así, ha constatado un cambio en las pautas observadas desde el inicio de la crisis, más evidente en el caso de las empresas, cuyo descenso de préstamos ha tendido a reducirse desde el verano.