Actualizado 27/07/2007 19:30 CET

El Gobierno central no reconoce descensos en el número de fallecidos en accidentes de tráfico en Galicia desde 2004

Anuncia la colocación de 18 cabinas para radares en carretera, ocho radares fijos y cinco móviles en las carreteras gallegas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno central reconoció que el número de fallecidos en accidentes de tráfico en Galicia no descendió apenas desde 2004, a diferencia de lo ocurrido en el resto del Estado.

El Ejecutivo respondía, así, al portavoz del BNG en el Congreso, Francisco Rodríguez, quien se había interesado por el balance de la siniestralidad en las carreteras gallegas, aunque admitió que las variaciones "fueron pequeñas" y situó por debajo de 65 el número de accidentes y muertos en lo que va de año.

A pesar de que desde 2004, la cifra de siniestros en carretera apenas ha variado, sí se observa una disminución con respecto al año 2000, cuando se produjeron 80 muertos en más de 90 accidentes.

Además, Rodríguez demandó al Gobierno central el arreglo de "carreteras de titularidad estatal en mal estado, mal señalizadas y con trazados peligrosos", y lamentó que el Ejecutivo concentre todas las expectativas de mejora en el carnet por puntos, lo que calificó de "simplista".

A este respecto, Fomento señaló que el carnet por puntos forma parte de un "conjunto más amplio de medidas contempladas por el Gobierno para mejorar la seguridad vial". En este sentido, el diputado nacionalista también pidió conocer el total de la inversión en seguridad vial y las medidas previstas para mejorar la situación en Galicia.

Así, el ministerio aseguró que está previsto dotar a la comunidad gallega de 18 cabinas para radares en carretera, ocho radares fijos y cinco móviles, 2.000 etilómetros y un aumento todavía indeterminado de guardias civiles de tráfico, aunque no concretó la cifra total destinada a estas medidas.

CABINAS

De las 18 cabinas en las que irán rotando los radares, siete estarán en la provincia de A Coruña --cuatro en la carretera del Barbanza--, tres en la de Lugo, otros tres en Ourense y cinco en la provincia de Pontevedra --dos en la carretera del Salnés--. Estos radares se sumarán a los 12 ya existentes -- 3 en A Coruña, 4 en Lugo, 3 en Ourense y 2 en Pontevedra--.

Además, los cinco radares móviles se utilizarán para controlar la velocidad en las carreteras secundarias, y se destinarán uno por provincia y el quinto, de apoyo para toda la comunidad.

Finalmente, el Ejecutivo destacó que en lo que atañe a la Comunidad Autónoma de Galicia, existe un Plan de Seguridad Vial 2006-2010, cuyo objetivo es la reducción de los fallecidos por accidente de tráfico en un 25%.