Publicado 28/05/2020 16:32:29 +02:00CET

El Gobierno pide a Alcoa que reconsidere el despido de 534 empleados en su planta de San Cibrao

   Avanza que estará en contacto "permanente y fluido" con el proceso a través del periodo de consultas

   MADRID/LUGO, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ha pedido a Alcoa que reconsidere el despido colectivo de 534 personas en su planta de aluminio de San Cibrao, en el municipio de Cervo (Lugo), anunciado este jueves por la multinacional estadounidense.

   El departamento que dirige Reyes Maroto le ha solicitado también a la compañía que muestre "corresponsabilidad" con el momento por el que el país está atravesando y en el que "es más necesario que nunca" mantener las capacidades productivas y los puestos de trabajo.

   "En un momento tan complicado como el que vive la sociedad española, es necesario un compromiso de Alcoa con la provincia de Lugo y con las trabajadoras y trabajadores de la planta", asegura Industria en un comunicado.

   En este sentido, el Ministerio ha avanzado que seguirá manteniendo un contacto "permanente y fluido" con la dirección de la empresa y con los representantes de los trabajadores para conocer los avances del periodo de consultas que se va a iniciar.

   La ministra Reyes Maroto también ha recordado este jueves que la multinacional ha recibido "muchas ayudas públicas" durante toda su historia en el país, por lo que le ha pedido corresponsabilidad con el objetivo de España de construir "un proyecto de país".

   "Conocemos los problemas estructurales que tiene Alcoa, hemos trabajado muy de la mano con el comité de empresa y también con la dirección; el contexto actual de importante caída de la demanda de aluminio primario hace que la empresa tome decisiones", ha señalado Maroto.

   El año pasado, la empresa ya tomó la decisión de cerrar sus plantas de A Coruña y Avilés (Asturias), alegando las mismas razones. Finalmente, tras la colaboración del Ministerio con los gobiernos autonómicos, ambas fábricas acabaron en manos de Parter Capital, un fondo suizo que recientemente las ha vendido a su vez a Grupo Riesgo.