Herido de bala un cazador en O Incio (Lugo) por un compañero durante una batida, el tercero en un mes en Galicia

Publicado 08/10/2018 14:38:58CET

   La Asociación Libera reclaman medidas de protección, incluida la prohibición de que acudan menores de edad

   LUGO, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Un cazador de 41 años resultó herido de bala por un compañero durante una batida en el municipio de O Incio (Lugo) este domingo. La Guardia Civil ha abierto una investigación y, según han confirmado fuentes de este cuerpo de seguridad a Europa Press, las primeras hipótesis apuntan a un "accidente".

   El suceso se produjo sobre pasadas las 17 horas de este domingo cuando se dio alerta de un cazador, de 41 años, herido por arma de caza. Inicialmente fue evacuado al Hospital de Monforte, pero dada "la gravedad de las heridas", fue trasladado al Complexo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac).

   La Guardia Civil de Lugo abrió una investigación y este mismo domingo ya tomó declaración a la persona autora del disparo y el encargado de la batida.

   Los datos que se poseen, han explicado las mismas fuentes, apuntan como primeros indicios "a un accidente", si bien la investigación continúa abierta y no se pueden dar por ahora las conclusiones definitivas.

CRÍTICAS LIBERA

   Precisamente, este lunes, la Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber han llamado la atención sobre el hecho de que en un mes, un total de tres personas resultaron heridas en batidas. "Lo que evidencia que esta actividad es un peligro para el conjunto de la ciudadanía", ha advertido.

   Estos casos son, para la asociación, "motivo de peso para reclamar la adopción de medidas legislativas de protección". Así, piden a la Xunta, por ejemplo, "incluir la prohibición de cazar a menores de edad y restringir el número de días".

   En la última década en Galicia, han ocurrido 14 muertes relacionadas con la caza, incluido un menor de edad. Los animalistas también recuerdan que la Ley de caza de 2013 redujo las distancias de seguridad de 200 a los actuales 100 metros de viviendas, colegios o zonas de esparcimiento, "permitiendo también disparar en caminos no asfaltados o señalizados".

   Los animalistas están convencidos de que "si no se producen más accidentes con 'personas no cazadoras' es gracias al cuidado y a la prevención que existe principalmente motivada pro el miedo a estas batidas".