Un jefe de Atención Primaria de Vigo cesado: "Me duele que nos acusen de faltar a la verdad, de que estamos politizados"

Sala de espera del Sergas
XUNTA - Archivo
Publicado 30/12/2018 18:27:15CET

   Cifra en 1.200 los pacientes por cada médico y asegura que terminar la jornada "cansado pero satisfecho" de su trabajo es algo "excepcional"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Manuel Domínguez Sardiña, uno de los jefes de Atención Primaria del área de Vigo que dimitieron hace semanas, ha remitido este domingo una carta a los medios, recogida por Europa Press, en la que descarta que sus denuncias tengan fines "políticos o sindicales", sino que quiere que tanto sus compañeros como él se sientan "cansados pero satisfechos" de su trabajo al terminar la jornada, algo que actualmente es "excepcional".

   "Nos duele, me duele, que distintas personalidades con responsabilidades político-administrativas de nuestra empresa, muy respetables por la importancia de sus cargos, electos o no, nos acusen de faltar a la verdad, de que estamos politizados, de que lo que tenemos que hacer es trabajar por la Atención Primaria", expresa.

   En este sentido, Domínguez Sardiña niega saber si sus compañeros dimisionarios "están afiliados o votan a tal o cual partido", o si son "simpatizantes de algún sindicato". "Nuestra denuncia es profesional. La hemos reiterado en el tiempo y en distintos foros sin obtener respuesta", subraya.

   Y es que, según considera, los jefes de Atención Primaria que dimitieron hace semanas "no son responsables de que otros colectivos se aprovechen" del conflicto sanitario "para sus fines, sean políticos o sindicales". "Algo que yo, nosotros, no estamos haciendo y nunca haremos", insiste el facultativo.

UNA MEDIA DE 1.200 PACIENTES

   No obstante, Domínguez Sardiña se define a si mismo como un "médico de Atención Primaria privilegiado" por "poder trabajar en un centro de salud que, por distintas circunstancias, (...) está algo más protegido del incremento de la sobrecarga asistencial" y además es un centro docente.

   "Tenemos una media de 1.200 pacientes asignados por cupo médico y yo algo menos por mi condición de jefe de servicio", asegura, de acuerdo con sus cifras.

   Así, resume que su jornada del pasado viernes 28 de diciembre, en la que concluyó sus consultas a las 14,30 horas, la terminó "cansado pero satisfecho por haber desempeñado su profesión con un nivel de calidad aceptable", si bien fue un día "excepcional" en la Atención Primaria gallega. "Por ello, repito, soy un privilegiado", remarca.

Contador