Actualizado 19/04/2007 13:57 CET

Más de 100 empleados de las auxiliares de As Pontes y Meirama se concentran ante la Xunta para pedir su "recolocación"

Piden a Touriño que haga valer sus reclamaciones ante el Ministerio de Industria y dicen estar "discriminados" respecto a otros mineros

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

En torno a un centenar de trabajadores de las empresas auxiliares de las centrales mineras de As Pontes y Meirama se manifestaron hoy en los aledaños de las instalaciones de la Xunta en Santiago para reclamar "alternativas" a los despidos por el cierre de las minas y la "recolocación" de los empleados en otras empresas.

Los manifestantes, convocados por la CIG, se concentraron a la hora en que se celebraba el Consello de la Xunta y provocaron cortes puntuales del tráfico en la rotonda de San Caetano. Asimismo, lanzaron sonoros petardos y vaciaron tres sacos de carbón frente a la Xunta, en la que un despliegue policial velaba para que no se produjesen incidentes.

El secretario comarcal de la CIG en A Coruña, Paulo Carril, explicó en declaraciones a los medios que los trabajadores reinvindican "el mismo trato que recibe cualquier trabajador de cualquier mina del resto del Estado", tras lo cual sentenció que "no está justificada la discriminación" a los empleados de las empresas auxiliares de Limeisa y Endesa, en Meirama y As Pontes respectivamente.

Así, pidió que parte de los trabajadores sean incorporados a las empresas principales "para ser oportunamente prejubilados" y que los que no reúnan los requisitos necesarios para ello, "sean recolocados en las empresas que se instalen de acuerdo al Plan Miner en los municipios de Cerceda y As Pontes".

RECLAMACIONES A LA XUNTA

Carril solicitó al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, "que haga valer" sus reclamaciones ante el Ministerio de Industria, al que consideró "último responsable de lo que está sucediendo". De todas formas, también culpó a la patronal del carbón y a los sindicatos CC OO y UGT por haber firmado en 2006 un Plan Miner "que no reconoce los derechos y reivindicaciones" de los trabajadores de las empresas auxiliares.

En ese mismo sentido, lamentó el comportamiento de Endesa y Limeisa, de las que dijo que "pretenden no asumir ningún tipo de compromiso ante el cierre de las minas", a pesar de "haberse enriquecido a costa de la explotación del carbón y haber expoliado los recursos naturales".

Por su parte, el portavoz de la comunidad de delegados de las empresas auxiliares de Endesa As Pontes, José Díaz Pena, desvinculó de las movilizaciones los ataques que se produjeron contra las sedes de los sindicatos CC OO y UGT en As Pontes. "No se puede pretender criminalizar a los trabajadores", resumió, tras asegurar que los empleados "nada tienen que ver con los hechos", que aprovechó para condenar.