Actualizado 25/10/2007 20:48 CET

Medio millar de trabajadores del Grupo Villar Mir reclaman en Santiago un cambio de trazado del AVE en Serrabal

UGT y CIG tachan de "irresponsable" y ridículo mezclar los problemas del AVE en Barcelona con la mina de Serrabal

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

En torno a medio millar de trabajadores de las empresas Ramsa y Ferroatlántica, ambas del Grupo Villar Mir, se manifestaron hoy durante casi tres horas por las calles de Santiago de Compostela y cortaron el tráfico en la Avenida de Lugo y frente a los edificios administrativos de la Xunta para reclamar un cambio de trazado del AVE Santiago-Ourense que no atraviese la mina de Serrabal, propiedad del empresario Juan Miguel Villar Mir.

Entre consignas como "Queremos solución, no indemnización", "Touriño, cambia o trazado un pouquiño" y "Touriño, este no es el camino", los trabajadores finalizaron su protesta ante la sede de la Xunta, donde leyeron un comunicado en el que solicitan al Gobierno gallego "las gestiones necesarias para paralizar las expropiaciones", así como "promover una reunión entre Adif, la empresa y el comité".

"La solución es modificar el actual trazado", afirmó a los medios el secretario general de la CIG, Suso Seixo, quien matizó que "en caso de mantenerlo", la Administración y la empresa "deben garantizar que para los próximos 30 años no haya problemas ni en la explotación de la mina, ni por parte de las empresas que viven de la transformación del mineral que ahí se extrae".

El comité de empresa sostiene que con el actual trazado del AVE a su paso por los municipios coruñeses de Vedra y Boqueixón, unos 146 millones de toneladas de cuarzo quedarían bajo las vías del ferrocarril y advierten contra la pérdida de puestos de trabajo.

Asimismo, Seixo manifestó su expreso deseo de que la próxima semana "se celebre una reunión entre empresa, sindicatos y administración" donde "definitivamente" los trabajadores puedan saber "si están en peligro los puestos de trabajo".

OBRAS DE BARCELONA

Acerca de la posibilidad de que OHL, también propiedad de Villar Mir, presione al Gobierno central con las obras del AVE en Cataluña para lograr una contrapartida en la indemnización por la expropiación de la cantera de Serrabal, el representante de UGT Francisco Javier Blanco estimó "bastante ridículo" esta hipótesis y advirtió de que "no cabe en cabeza humana" que se mezclen ambas cuestiones porque "ningún empresario va a tirar piedras contra su propio tejado".

Por su parte, el representante de la CIG en el comité de empresa de Ferroatlántica en Sabón, José Manuel Gómez, tachó de "insensato e irresponsable" por parte de los políticos "querer mezclar lo de Barcelona, que acaba de pasar, con lo de Serrabal, que empezó en el 2001". "Cuando no tienen justificación, se agarran hasta a los pobres obreros para justificar su irresponsabilidad", denunció.

REUNIÓN CON EL CONSELLEIRO

Mientras los manifestantes cortaban el tráfico, una representación de los trabajadores se reunió con el conselleiro de Traballo, Ricardo Varela, al que entregaron un escrito en el que solicitan la paralización de las expropiaciones y donde "se insiste" en el cambio de trazado como "única solución definitiva al conflicto".

Según los representantes de los trabajadores que participaron en la reunión, el responsable de Traballo se comprometió a trasladar su petición al Consello de la Xunta, así como al Ministerio de Fomento. Además, Ricardo Varela también participará, según los sindicatos, en la reunión que la próxima semana se comprometió a convocar la Consellería de Innovación e Industria.