Actualizado 25/07/2012 21:58 CET

La Oficina del Peregrino registró 1.675 caminantes

Peregrinos y turistas en la Praza do Obradoiro
EUROPA PRESS

Jan Kolb caminó 2.700 kilómetros desde la villa holandesa de Nagele y atravesó cinco países para llegar a Compostela

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La víspera del Día da Patria Galega ha registrado la llegada de un total de 1.675 caminantes. El número de Compostelas, el documento que acredita haber completado el Camino (o el número mínimo de kilómetros), entregadas durante los días 24 y 25, Fiestas del Apóstol en la capital gallega, es mucho mayor que el de otras jornadas del año, según han apuntado fuentes de la Oficina del Peregrino a Europa Press. En la jornada del Apóstol, hasta las 11.30 horas ya se habían registrado 314 visitantes.

De este modo, el pasado martes 17 el departamento otorgó 784 acreditaciones del camino. En lo que va del mes de julio, 24.631 peregrinos han recibido su Compostelana, mientras que desde el comienzo del año lo han hecho un total de 92.079.

La mayoría de estos peregrinos comienzan su andadura en tierras españolas, aunque también son muchos los que parten de la vecina Francia. Sin embargo, no es tan habitual que realicen el Camino desde otros países más lejanos.

Jan Kolb es uno de esos casos, pues ha caminado "unos 2.700 kilómetros" para llegar a Compostela desde su villa natal, la localidad holandesa de Nagele. El hombre caminó entre "30 y 35 kilómetros diarios" desde el inicio de su viaje, el 9 de abril, y hasta su llegada a la capital gallega, el 12 de julio.

Impulsado por "motivos religiosos", Kolb ha afirmado llevar "años" esperando a jubilarse para "poder realizar el Camino". Durante el transcurso de su periplo, ha cruzado "una parte" de su propio país, Alemania, Bélgica, Francia y España.

Esta aventura requirió de una preparación física previa, durante la que este holandés salió a caminar "todos los martes, con sol, lluvia, nieve, hielo, frío o calor", señaló a Europa Press.

POR ESCRITO

Otro peregrino que ha recorrido una gran cantidad de kilómetros hasta la capital gallega es José Luis Miguélez, con la diferencia de que él lo ha hecho por etapas. "Todos los Caminos los hacemos en tres años", ha asegurado este leonés que peregrina con un grupo religioso organizado.

En cuanto a los motivos que mueven a los caminantes a peregrinar, muchos lo hacen por religión, otros por "ver los paisajes" y "conocer lugares" y otros por "razones espirituales", según han explicado ellos mismos. Para aquellos que realicen el Camino en busca de la reflexión, Belinda López recomienda hacerlo sin acompañantes, al asegurar: "Si lo vuelvo a hacer, lo haría sola".

FINISTERRE, META ALTERNATIVA

Son muchos los caminantes que optan por extender su trayecto hasta la localidad coruñesa de Finisterre, donde la tradición manda quemar las botas utilizadas para peregrinar a Compostela.

Es el caso de Kolb, quien, en todo caso, no quemará sus zapatos porque quiere exhibirlos en el salón de su casa, para poder decir a sus visitas: "Con estos zapatos caminé hasta Compostela".