Orozco "siempre" vivió de su salario

Actualizado 24/12/2014 14:44:08 CET

LUGO, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El alcalde de Lugo, Xosé López Orozco, respira "más aliviado" tras abrirse la parte en el sumario de la Operación Pokémon que le afecta a él. "Estoy contento y satisfecho y viene a demostrar, una vez más, que siempre actúe conforme a derecho", ha proclamado.

   "Me siento más aliviado y se cumplió lo que le pedía a la jueza cuando fui a declarar voluntariamente por segunda vez, que le pedí que se investigaran mis cuentas, mi patrimonio y el de mi familia y ahí está lo que está en el registro de intereses del Ayuntamiento y lo que le dije a la jueza y no hay más", subraya Orozco en una entrevista concedida este miércoles a Radio Lugo-Cadena SER,recogida por Europa Press.

   En cuanto a la investigación que lleva Pilar de Lara en busca de un supuesto delito de blanqueo de capitales del alcalde y su familia, Orozco afirma que "siempre" vivió de su salario. "En su día de profesor, al igual que mi mujer que fuimos profesores durante más de 40 años y después cuando fui alcalde viví de mi sueldo de alcalde, no recibí otro dinero", deja claro.

   "El piso de Lugo y el garaje que acompaña el piso lo compré en 1981, el apartamento de Sanxenxo, ya tenía uno, lo vendí, y en 1998, antes de ser alcalde (19999), compré el piso con un garaje incluido y después compré dos garajes en Sanxenxo y dos en Lugo fruto, única y exclusivamente de mi trabajo", ha desgranado.

   De este modo prosigue en su relato: "Todo está en el registro de intereses del Ayuntamiento donde también está el tercio que tengo de la herencia de mi madre, del apartamento de mi madre y ese es todo mi patrimonio.

   "Nunca trabajé por tener más patrimonio si no, en primer lugar, para intentar ser un buen profesor y, en segundo lugar, servir a los ciudadanos de Lugo en el cargo por el que me eligieron. La realidad confirma lo que siempre dije y defendí", sostiene.

   Después de cuatro desimputaciones, y a la espera de lo que se decida con la Pokémon, Orozco apela a que no tiene ningún interés en convertirse en el "campeón" de las desimputaciones.

   "Un día pronuncié unas palabras de las que me arrepiento, se me escapó aquello de que para ser alcalde hay que estar imputado. Rechazo esas palabras. Me gustaría no serlo aunque en los últimos años se ve que hay alguien que ve en el alcalde un pimpampum e intenta tirarle esas bolas para ver si me dan. Tengo la conciencia tranquila porqué sé como actué, sé como actuó y sé lo que mueve para estar en política", destaca.

PRESUPUESTOS

   En otro orden de cosas, el alcalde de Lugo tiene claro que no contará con el respaldo de los grupos de la oposición, PP y BNG, para sacar los presupuestos del próximo año en el pleno del lunes.

   Los socialistas, en minoría con once concejales frente a doce y dos, ya asumen que tendrán que aprobar las partidas, de 93,5 millones de euros, en Junta de Gobierno.

   "La nueva ley de los ayuntamientos, una ley que no me gusta y que me encantaría que se declarara inconstitucional, nos permite que cuando se tienen dos años seguidos los presupuestos prorrogados si no se aprueban, que sería nuestro caso, se podría aprobar en junta de gobierno. Si no podemos aprobarlos en el pleno del 29, el 30 tendremos una junta extraordinaria y aprobaremos los presupuestos de 2015", anticipa. Finalmente y ante el nuevo reto de optar a la reelección, por quinta vez, justificó que lo habló "con mucha gente" y "la mayoría" le dijo que "adelante".

   "Además en estos momentos de tanta incertidumbre, yo creo que la experiencia adquirida es una experiencia que tengo que poner al servicio de los lucenses y es lo que pretendo en estos momentos de tanta incertidumbre. Tengo un bagaje que le puede venir muy bien a la ciudad para no dejarla en manos de quien no tiene experiencia, en manos de aquellos que no están pensando en Lugo, que no pasan ni dedican su tiempo a nuestra ciudad", ha finalizado.