Los policías que detuvieron al presunto asesino de Arealonga temieron por su vida

Los agentes que detuvieron al presunto asesino de Arealonga temieron por su vida
PAULA JUSTO-EUROPA PRESS
Publicado 09/04/2019 13:50:30CET

Un testigo de los hechos siguió al acusado e hizo señas a la Policía para que supieran que era el sospechoso

   VIGO, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los dos agentes de Policía Nacional que detuvieron a José Luis L.P., presunto asesino de un joven en la playa de Arealonga, en Redondela (Pontevedra), en la noche de San Juan de 2017, han declarado este martes que temieron por su vida, y que si no llegan a inmovilizar y detener al sospechoso, éste les hubiera disparado con un revólver de grandes dimensiones: "Llevábamos chalecos, pero nuestros chalecos no paran esas balas. Si dispara, nos mata".

   Así lo ha manifestado uno de los policías que participó en el arresto, y que este martes ha declarado como testigo en el juicio que se celebra en la sección quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra (con sede en Vigo), contra José Luis L.P., acusado de los delitos de asesinato, tentativa de asesinato, tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas.

   Los dos agentes han relatado ante el magistrado y ante el tribunal de jurado que se dirigieron a la playa de Arealonga tras recibir un aviso de que se había producido un tiroteo con una víctima. A poca distancia del lugar, y antes de bajar hacia la playa, se encontraron de frente con un hombre cuyas características respondían a la descripción del sospechoso y, detrás de él, un joven que les hacía gestos señalándolo.

   Ambos policías han declarado que le dieron el alto, cada uno por un lado, mientras le apuntaban con sus armas reglamentarias y le pidieron que enseñara las manos, que llevaba ocultas tras una bandolera en el abdomen, mientras se acercaban a él. "Hizo caso omiso a nuestras indicaciones, ni se detuvo ni enseñó las manos. Y cuando ya estábamos más cerca de él, vimos que metía la mano en la bandolera, por eso nos abalanzamos y lo agarramos cada uno por un brazo", ha indicado uno de los agentes.

   Asimismo, han apuntado que, cuando pudieron quitarle la bandolera, comprobaron que en su interior había un revólver de gran calibre, con la empuñadura hacia arriba, "lo que facilita una extracción rápida del arma". "Si no pasó nada, fue por la velocidad con la que lo agarramos", ha indicado uno de los testigos, quien ha apuntado que "el revólver no tiene seguro, lo que lo hace mucho más peligroso".

INSULTOS

   Por otra parte, estos policías han explicado que, cuando el detenido estaba en los calabozos de la comisaría, les insultó llamándoles "carceleros, falangistas" y otros calificativos, y que incluso intentó morderles, aunque han negado que se encontrase bajo los efectos del alcohol o de las drogas.

   Además, uno de los agentes ha confirmado que José Luis L.P. le pidió un cigarro, y que, cuando el funcionario se lo negó, alegando que no se lo merecía, éste respondió: "Me merezco al menos medio cigarro, que solo le di a uno, al otro no".

TESTIGO QUE PERSIGUIÓ AL SOSPECHOSO

   En la jornada de este martes también ha declarado en la Audiencia como testigo un joven que presenció los hechos y que, además, tuvo la sangre fría de seguir al sospechoso hasta que llegó la Policía.

   Este chico relató cómo, después de ver lo que había pasado (que el acusado disparó a Daniel B.P., y a otro joven que se le encaró), siguió a José Luis L.P. y llegó a entablar conversación con él, cuando se encontraba sentado en un portal de la Avenida de Vigo. "Me preguntó de dónde venía, e improvisé para que no sospechara. Le pregunté por una parada de taxis y, justo en ese momento, pasó uno y lo paramos", ha explicado.

   También ha relatado cómo, cuando se dirigían al taxi, llegó un coche de Policía Nacional y él les hizo señas para que supieran que la persona con la que estaba era el sospechoso. "Les avisé de que llevaba un arma y me refugié detrás de un coche. Cuando lo detuvieron salí y me eché a llorar", ha explicado este testigo, a quien el fiscal ha agradecido su "valor".

Contador