PP, CiU, UPyD y PNV pretenden que el Gobierno agrave las sanciones a los pirómanos en el Código Penal

Actualizado 12/06/2012 22:00:16 CET
Incendio Forestal En Vilariño De Conso, Ourense (Galicia)
REUTERS/MIGUEL VIDAL

El pleno del Congreso debate una proposición no de ley del grupo popular

SANTIAGO/MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El PP ha conseguido el respaldo de CiU, UPyD y PNV en el pleno del Congreso para urgir al Gobierno a revisar el Código Penal para agravar las sanciones contempladas en el Código Penal a aquellos que cometan delitos de incendios forestales, durante la defensa de su proposición no de ley. El PSOE, por su parte, ha manifestado su abstención a la iniciativa, mientras que BNG y la Izquierda Plural la han rechazado.

Así, se pide al Ejecutivo que tipifique como agravantes estos nuevos supuestos en el Código Penal: que el incendio se produzca en zonas de protección de núcleos de población, que los siniestros se provoquen en días de riesgo extremo de incendios forestales, que afecten a zonas forestales con especies de alto valor, o que afecten a zonas colindantes con infraestructuras y zonas de tránsito y de recreo de la población en general.

Igualmente, solicita al Gobierno que se establezca la obligación del autor del incendio de adoptar a su cargo las medidas necesarias encaminadas a restaurar el monte o ecosistema forestal dañado. En España, este tipo de delitos se enmarcan en el Código Penal dentro de título denominado 'Delitos contra la Seguridad Colectiva'.

A juicio del PP uno de los "flecos pendientes" en la anterior reforma del Código Penal era la relativa a los delitos por incendios forestales. El defensor de la iniciativa, Celso Delgado, ha defendido que el fuego representa uno de los problemas "más importantes" que afectan a los montes españoles.

De hecho, apunta que la superficie forestal en España, según datos del Inventario Forestal Nacional, ocupa más de 27,5 millones de hectáreas, que suponen el 54,6 por cien del territorio y entre el 75 y el 80 por ciento de los incendios en España son provocados.

Según cifras del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, hasta finales de 2010, en la última década se han producido una media anual de 17.127 incendios forestales, lo que implicaría una superficie media quemada superior a las 113.000 hectáreas anuales. Además, la práctica totalidad de los 11 grandes incendios forestales acontecidos en España durante 2010 tienen una causa intencionada.

Igualmente, ha apuntado que los bosques desarrollan un papel fundamental, por ejemplo al capturar hasta el 15 por ciento del dióxido de carbono que emite el país, al mismo tiempo que ha subrayado que la climatología adversa ha provocado que la tasa de incendios en estos primeros cinco meses del años sea "bastante virulenta".

Por parte del BNG, Olaia Fernández Davila, ha tachado de "sorprendente" esta petición después de la experiencia que hay en Galicia con el Ejecutivo 'popular' y ha advertido de que hace falta más inversión para la prevención de incendios, además de mayores medidas para la extinción.

Emilio Olabarria, del PNV, ha destacado que este tipo de delitos son de "extrema gravedad" y por ello apoya la iniciativa, mientras que desde UPyD, Irene Lozano, ha utilizado su intervención para hablar sobre el "incendio" al que a su juicio han llevado a España tanto este Gobierno como el socialista anterior y los que supuestamente habían emprendido medidas para evitar el rescate bancario a España.

Mientras, Laia Ortiz, de ICV, ha dicho que lo que trae el Gobierno este martes a la Cámara es "humo fruto del populismo" para prevenir desastres, un "lavado de conciencia" y de hipocresía del PP. Además ha señalado que el PP en la reforma del Código Penal no presentó ninguna enmienda en materia de incendios. "Todo el mundo sabe que los incendios se apagan en invierno", ha defendido.

Merce Pigem, de CiU, ha dicho que comparte la preocupación con el PP por emprender instrumentos eficaces contra la lucha de incendios forestales, a la vez que ha considerado la necesidad de que el delito forestal esté tipificado, además de que hay que apostar por políticas de prevención.

El diputado del PSOE, Álex Sáez, ha manifestado por su parte, la abstención socialista a esta iniciativa, a pesar de que este verano no va a ser una "temporada fácil" en materia de incendios. Igualmente, considera que hubiera sido "deseable" más partidas destinadas a la prevención del fuego y la preservación del medio ambiente en los Presupuestos.

MÁS DE 40.000 HECTÁREAS QUEMADAS

Según últimos datos a los que ha tenido acceso Europa Press del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a fecha de 31 de marzo, el fuego ha arrasado en lo que va de año más un total de 42.671 hectáreas de superficie forestal, lo que representa más del triple de lo que ardió en los tres primeros meses del año 2011, cuando se quemaron 13.936 hectáreas (206,2% más) en un total de 6.745 siniestros, frente a los 2.584 fuegos del mismo periodo del año anterior.

Además, en los tres primeros meses del año ardieron un 104,52 por ciento más de hectáreas que en la media del decenio, lo que equivale a decir, más del doble que la media de la década. Esto convierte a 2012, de momento, en el peor año desde 2002 en cuanto a incendios forestales, pese a que aún no se ha iniciado la tradicional temporada de incendios, que suele comenzar a mediados de junio y concluir en el mes de octubre.

En total, se produjeron 3.985 conatos (menos de 1 hectárea); 2.760 incendios (más de 1 hectárea) de los que 7 fueron grandes incendios, de más de 500 hectáreas, frente a los dos grandes incendios de la media del decenio y del año 2011.

Entre estos grandes incendios destacan el registrado en el Parque Natural de las Fragas do Eume (A Coruña), donde se quemaron más de 750 hectáreas, muchas de ellas de gran valor ecológico y otro gran incendio en la zona de Castrelo do Val (Ourense), donde el 27 de marzo falleció el brigadista Higinio Vivas López mientras trabajaba en las tareas de extinción.