Las primarias de En Marea podrían reanudarse tras la aplicación de un nuevo sistema al que los críticos ponen pegas

Rueda de prensa de la Comisión de Garantías de En Marea
EUROPA PRESS
Publicado 19/12/2018 21:46:04CET

La Comisión de Garantías levanta la suspensión tras los cambios en el sistema, mientras Podemos, Anova y EU amenazan con retirarse del proceso

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las primarias de En Marea podrían reanudarse este fin de semana tras el levantamiento de la orden de suspensión cautelar que pesaba sobre el proceso por parte de la Comisión de Garantías, órgano que ha acordado este miércoles dar luz verde a la celebración de las votaciones tras la aplicación de un nuevo sistema que ha sido probado con éxito.

No obstante, el sector crítico pone pegas al nuevo sistema, gestionado por diferentes empresas a las que hasta hace unos días se encargaban tanto del censo del partido como de las votaciones telemáticas. Fuentes consultadas por Europa Press cercanas al sector crítico señalan que el nuevo sistema está orientado a favorecer los intereses de la dirección actual que encabeza Luís Villares, actual portavoz y que se presenta al proceso bajo la candidatura continuista 'Coidando a Casa'.

Así, los críticos (agrupados en torno a la candidatura 'Entre Todas', en la que participan Podemos, Anova, EU y las mareas de Ferrol, Santiago y A Coruña) consideran que el sistema de verificación de la identidad y de la seguridad del voto es "muy engorroso" y sobreentienden que el fin último que persigue es desmovilizar a las bases. Y es que los inscritos de En Marea deberán realizar un proceso en el que recibirán hasta cuatro 'sms' para verificar su identidad, resetear sus contraseñas y, por último, confirmar su voto.

Además, en la tarde de este miércoles Podemos Galicia, Anova y Esquerda Unida han emitido sendos comunicados en los que cargan con dureza contra Luís Villares y la dirección de En Marea, a los que acusan de "golpistas", de haber incurrido en "un fraude" en las primarias y de sumir a la organización en una situación "esperpéntica". Además, amenazan con abandonar las primarias si no se "restauran" los "mínimos democráticos" en En Marea.

PRIMARIAS

Las primarias, en suspenso desde el 30 de noviembre, están en condiciones de reanudarse tras el levantamiento de los reparos suspensivos de la Comisión de Garantías (con mayoría de afines a la dirección). Tras la contratación de una nueva empresa que se encargará de la gestión del censo y las votaciones, este miércoles se realizó un simulacro de votaciones en el que participaron miembros de Garantías, la dirección, el comité electoral y ambas candidaturas.

De ello han dado cuenta en rueda de prensa Adrián Acción, Chema García y Cristina Pérez, miembros de la Comisión de Garantías, que han apuntado que "ninguna" de las partes implicadas ha trasladado "reclamaciones" respecto al nuevo sistema de votaciones. Éste ha sido contratado por la coordinadora tras la resolución dictada por el Consello das Mareas el pasado sábado, que decidió, en una reunión sin los críticos, cambiar las empresas del censo y las votaciones aduciendo razones de "pérdida de confianza".

La decisión de Garantías fue acordada por tres votos a favor (todos afines a la dirección) y el voto en contra de Manuel Nogueira, cercano al sector crítico, que expresó su disconformidad con la "extralimitación" de funciones que, dice, practican desde el inicio de la crisis tanto Garantías como la coordinadora.

COMITÉ ELECTORAL

Ahora, será el comité electoral quien decida la fecha para reanudar las votaciones. Con todo, el conflicto abierto en el propio seno del comité electoral luego de la orden de suspensión dictada por la Comisión de Garantías sobre las tres personas acusadas de acceder de manera irregular al censo podría suponer un nuevo problema en la ya de por sí enrevesada situación que atraviesa En Marea en las últimas semanas.

Cuestionados sobre este asunto luego de que las tres personas suspendidas hayan expresado que desoyen la orden dictada por Garantías, este órgano ha incidido en que los cesados ya no forman parte del comité electoral y, por lo tanto, han sido sustituidos por los tres suplentes de la lista, todos ellos afines a la dirección.

A pesar de ello, el grupo de Telegram que emplea el comité electoral para realizar reuniones telemáticas está integrado en estos momentos por 16 personas, cuando el reglamento del órgano establece que deben ser 13. Según expresaron algunos miembros del comité electoral el pasado martes, un afín a Villares (señalan a Daniel Conde) acató de manera "unilateral" la orden de suspensión de Garantías y agregó al canal a los tres suplentes, por lo que consideran invalidado ese 'chat' para tomar decisiones del órgano.

ANOVA, EU Y PODEMOS

En la tarde de este miércoles, Anova, Esquerda Unida y Podemos Galicia emitían sendos comunicados en los que elevan el tono de sus críticas a la coordinadora y, particularmente, hacia Luís Villares. Para la formación nacionalista, la actual dirección de En Marea lleva a cabo prácticas "golpistas" que han sumido el proceso de primarias de En Marea en un "auténtico estado de excepción".

Por su parte, Podemos Galicia, que celebró una reunión no presencial de su ejecutiva (su líder, Antón Gómez-Reino, participó desde Madrid). En ella, según fuentes internas consultadas por Europa Press, llegó a ponerse encima de la mesa la posibilidad de retirarse del proceso de primarias.

Finalmente el partido morado no ha llegado a este extremo, si bien reclama que "se restauren los mínimos democráticos en En Marea como paso imprescindible para la participación en cualquier procedimiento electoral u orgánico" del partido instrumental.

Además, informa que este mismo miércoles la candidatura 'Entre Todas' ha solicitado a Luís Villares que "entregue de forma inmediata toda la documentación" en la que se basó la decisión de paralizar las primarias y expulsar del comité electoral a las personas acusadas de acceder irregularmente al censo.

Esquerda Unida, partido al que la coordinadora vinculó con dicho acceso ilegal al registro de inscritos, expresa su apoyo a los miembros del comité electoral "calumniados y acusados públicamente" por la dirección, al tiempo que ponen el foco en que "actualmente continúa sin existir la documentación escrita que justifique las graves acusaciones" sobre estas personas.

Además, el partido que lidera la diputada Eva Solla avanza que estudia emprender "las medidas legales que correspondan para defender el honor y los derechos de todas las inscritas de En Marea que actualmente están siendo vulnerados por la actuación irresponsable y arbitraria de una dirección en funciones".