El PSOE desbanca al PP como fuerza más votada en Galicia

Actualizado 29/04/2019 11:04:01 CET

   Los populares pierden más de 208.000 votos y el rupturismo por separado se resiente, al lograr dos diputados En Común-Unidas Podemos

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El PSdeG-PSOE ha desbancado este 28 de abril al PP como fuerza más votada en Galicia, una comunidad en la que los populares habían ganado todas las elecciones desde las autonómicas de 1981. Los socialistas han logrado 10 escaños por las cuatro circunscripciones gallegas, lo que supone cuatro más respecto a los que habían logrado en junio de 2016, mientras que los populares se quedan con nueve actas, tres menos que hace tres años.

   El sorpasso del PSdeG-PSOE en Galicia se asiente en un aumento de más de 169.500 votos y una subida que roza el 10% del porcentaje de apoyos, con el 98,64% escrutado, frente a un retroceso de 14 puntos en los respaldos recibidos por los populares, que pierden más de 208.978 papeletas.

   Frente a la caída de apoyos del PP, se registra una consolidación de la representación en esta comunidad de Ciudadanos, que había obtenido un diputado en diciembre de 2015, pero lo perdió en la repetición de los comicios en junio de 2016. Ciudadanos, cuya representación en Galicia se limita a 16 concejales en 12 ayuntamientos, logra en estos comicios dos sillones en el Congreso gracias a haber introducido 44.650 papeletas naranjas más en las urnas y haber registrado un aumento en dos puntos y medio de los apoyos.

   A año y medio de las autonómicas si Alberto Núñez Feijóo no decide un adelanto electoral, este domingo se pudieron medir los efectos de la fragmentación del voto en la derecha. Aunque Vox no logró asiento en el Congreso por la comunidad, con el 98,94% escrutado, recibió 84.816 votos en su debut con candidaturas en las cuatros provincias gallegas (en las anteriores generales solo se habían presentado por A Coruña).

EFECTOS DEL RUPTURISMO DIVIDIDO

   Las urnas también han servido para medir los efectos de la fragmentación del rupturismo, tras la espantada de En Marea de fuerzas de implantación estatal como Podemos e IU. En estas elecciones, que En Marea se presentaba en solitario, no ha obtenido representación en el Congreso, mientras que En Común-Unidas Podemos, opción respaldada por Podemos y Esquerda Unida (la federación gallega de IU), así como por Equo, solo retiene dos diputados, frente a los cinco que habían logrado estas fuerzas cuando concurrieron en coalición en los comicios de 2016.

   Así, En Marea queda relegada a séptima fuerza en la Comunidad gallega, por detrás incluso de Vox, que obtiene el 5,26% de los votos frente, al solo 1,08% que logran los de Luís Villares, con el 98,64% de los votos escrutados.

   La quinta plaza la ocupa el BNG, que pese a duplicar su porcentaje de apoyos, al pasar del 2,89% en los anteriores comicios al 5,74% este domingo, no logra volver al Congreso. Se trataba de la segunda prueba de fuego para Ana Pontón, que asumió la portavocía del BNG en febrero de 2016, pero los nacionalistas no han logrado revertir la salida de la Cámara baja, que se produjo en diciembre de 2015 tras haber contado con representación durante 20 años en esa cámara.

SORPASSO DEL PSOE

   En su primer test electoral, Gonzalo Caballero, que tomó las riendas del PSdeG en octubre de 2017, logra la credencial de que los socialistas consiguen ganar unas generales por primera vez en la Comunidad gallega, donde desde 1982, con la caída de la UCD, siempre había sido la fuerza más votada el PP o su predecesora Alianza Popular.

   Los socialistas consiguen ser los más votados en las provincias más pobladas: la de Pontevedra, donde pasan de dos a tres diputados; y la de A Coruña, donde también consiguen un acta más, hasta llegar a las tres plazas en el Congreso.

   A un mes de las elecciones municipales del 26 de mayo, el PSOE también se ha convertido en la fuerza más votada en las siete grandes ciudades gallegas, desbancando de esta forma también al PP, que había logrado la primera plaza en las urbes en junio de 2016.

POR PROVINCIAS

   No obstante, el PP continúa como fuerza más votada en las provincias de Ourense y Lugo, aunque empata a dos escaños en ambas con el PSdeG. En la circunscripción ourensana, tradicional granero de votos de los populares, éstos se dejan casi 15 puntos de apoyo, con el 94% de los votos escrutado, mientras que en Lugo la caída es de casi 14 puntos.

   La tendencia se repite en las provincias de Pontevedra, donde el PP pierde un 13% de los votos, y en la de A Coruña, donde se dejan 14 puntos y medio de respaldo, con del 94% del escrutinio realizado.

   Precisamente en las provincias de Pontevedra y A Coruña son en las que se produjo la entrada de Ciudadanos, con un acta por cada una de estas circunscripciones, al igual que En Común-Unidas Podemos, que sin embargo adelanta en votos a los de Albert Rivera en ambos territorios y la coloca como tercera fuerza política.

   En estas dos provincias por las que obtuvo representación la alianza de Podemos y Esquerda Unida, los de Luís Villares quedan relegados a octava fuerza política, por detrás de PACMA. En Marea se había convertido en la segunda fuerza de Galicia en 2015, solo por detrás del PP, posición que revalidó en las autonómicas de 2016.

Contador