El sacerdote que investigó a los 'Miguelianos' informó de "abusos" sexuales pero no advirtió "delito" sino "pecado"

Miguel Rosendo entra al juicio por los Miguelianos el 8 de noviembre
EUROPA PRESS
Publicado 08/11/2018 13:03:01CET

   PONTEVEDRA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El cura que investigó la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel como "visitador canónico" nombrado por el Obispado ha sostenido que en su informe refirió que se habían cometido "abusos" sexuales, pero que no advirtió la "comisión de delito", y que por ese motivo no actuó. Asimismo, ha sostenido que "como sacerdote" entendía que en este caso había "pecado", no "delito".

   M.S.G. ha testificado este jueves que una consagrada, M.P. (víctima en esta causa), le trasladó en una entrevista para su informe que mantuvo "relaciones sexuales forzadas" con el líder de los 'Miguelianos', Miguel Rosendo.

   De este modo, el sacerdote ha aclarado que recogió toda la información que consiguió de los consagrados y consagradas a los que entrevistó, pero que no entró "en muchos detalles" porque quería hacer una informe "lo más aséptico y objetivo que pudiera".

   El Obispo de la diócesis Tui-Vigo, Luis Quinteiro Fiuza, nombró en mayo de 2013 a M.S.G. "visitador canónico" para que acudiera a la Orden, tras la "denuncia" del asistente eclesiástico I.D.V.A. de que se habían producido "irregularidades de tipo sexual", según su declaración.

   El sacerdote ha explicado en la décimo octava sesión del juicio que, en su experiencia con la Orden, observó una "sumisión grande" y que "en otras órdenes religiosas hay como más cercanía, menos estar arriba y abajo, más igualdad" que en los 'Miguelianos'.

   En su testifical se ha ratificado en su informe, en el que incluyó que había una "libertad condicionada" de los miembros de la Orden y que algunos familiares de consagrados le trasladaron que sus visitas estaban "limitadas" y "siempre había alguien al lado".

   M.S.G. ha manifestado que cuando informó a Rosendo de las conclusiones de su informe éste lo "negó" y y "se puso en una postura un poco más negativa y más violenta".

Contador