Publicado 11/09/2020 15:59CET

Sindicatos acusan a Educación de dar marcha atrás con los 1,5 metros y avisan: las mamparas son "una bomba de relojería"

Estudiantes riojanos acuden a un centro escolar en fase 2
Estudiantes riojanos acuden a un centro escolar en fase 2 - GOBIERNO RIOJANO - Archivo

La Xunta se reúne con representantes de estas organizaciones y de confederaciones de ANPA para abordar el nuevo calendario en secundaria

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

La situación generada en el inicio de curso en Galicia por la COVID-19 ha provocado el retraso del inicio de la actividad en secundaria, tras las quejas trasladadas por numerosos institutos gallegos por la imposibilidad de tener las aulas preparadas para la incorporación del alumnado y adaptadas al metro y medio de separación pactado por el Estado y las comunidades autónomas, y fijado en el último protocolo de la Xunta.

Ahora los sindicatos docentes temen un nuevo cambio de rumbo en los criterios de adaptación de los centros a las medidas de seguridad y después de que la Consellería de Cultura, Educación e Universidade propusiese en el Consello Escolar del pasado miércoles la semipresencialidad a partir de bachillerato y la colocación e mamparas para sortear ese metro y medio de separación como opción en aquellos casos en los que no sea posible aplicar desdobles.

La CIG-Ensino ha denunciado que los servicios de inspección remitieron comunicaciones a los centros para que paralizasen la adaptación que estaban realizando, con el fin cambiarla por el criterio de uso de mamparas con un metro de separación, además de la teledocencia "inicialmente" a partir de bachillerato, pero sin descartar 3º y 4º de la ESO.

El secretario xeral técnico del departamento, Manuel Vila, convocó de urgencia a las organizaciones sindicales y a diferentes confederaciones de ANPA de centros públicos y concertados este mismo viernes para abordar el cambio de calendario en secundaria, a la misma hora en la que el titular del Educación, Román Rodríguez, lo anunciaba públicamente tras reunirse con representantes de las federaciones de directores.

En declaraciones a Europa Press, el secretario nacional del sindicato, Suso Bermello, ha criticado "el caos organizativo" provocado por la Xunta y ha reprochado que se dediquen a "tirar abajo" la principal medida "positiva" de las instrucciones del pasado 31 de agosto (el metro y medio de separación), y que "a estas alturas" no se puede concluir "absolutamente nada" sobre la planificación del curso.

Bermello ha lamentado especialmente que una medida supuestamente excepcional se convierta en "exactamente lo contrario", y ha censurado la falta de claridad sobre la próxima dotación de profesorado para poder hacer efectivos los desdobles y la división de grupos en los centros.

"POR LA PUERTA DE ATRÁS"

"Llevamos una semana insistiendo en que no se podía empezar el curso tal y como estaba planteado", ha añadido, por su parte, Julio Díaz de ANPE, quien ha reprochado que "la primera medida" de la "nueva cúpula" de Educación sea dar "un paso atrás en todo lo que estaba acordado sin contar con nadie".

En todo caso, Díaz ha advertido que el sindicato no va a permitir "bajo ningún concepto" que se sustituyan los desdobles "por mamparas" ni que se intente "por la puerta de atrás" la creación de aulas burbuja en secundaria "para que le salga más barato" a la Administración gallega. "Utilizaremos todas las medidas legales a nuestro alcance", ha insistido, para instar a la Xunta a "dejar de racanear" y a "invertir en Educación lo antes posible".

Luz López, de CC.OO. Ensino, ha advertido de que la presencialidad debe ser "fundamental" en el regreso a las aulas puesto que la experiencia de teledocencia vivida durante el estado de alarma demostró que se acrecentan "las brechas de desigualdad" que existen en la sociedad.

Así, ha señalado que la Xunta está tomando medidas "a salto de mata" y ha esperado que no se utilice la colocación de mamparas y la semipresencialidad para evitar "bajar la ratio" de alumnado en el aula.

IMPOSIBLE A COSTE CERO

En esta línea, Felipe Balboa (FeSP UGT) ha asegurado que no van a permitir que se juegue con la seguridad de profesores y alumnos y ha advertido de que la presencia continua en un centro, en un espacio reducido, con la separación de mamparas es "una bomba de relojería".

"No se puede iniciar el curso a coste cero en una situación de pandemia, que es lo que se pretende aquí. Hay que contratar, desdoblar y tomar medidas que ellos mismos pusieron sobre el papel y que acordaron en Madrid. No estamos inventando nada".

El clamor es unánime en la comunidad educativa. Fernando Lacaci, de ANPAs Galegas, ha censurado que se venda la "semipresencialidad" como algo excepcional, y que luego se llame a los centros para dar indicaciones de "todo lo contrario". "No vamos a aceptar que se reduzca -la distancia- en secundaria. Hay que buscar otras formas de mantener la seguridad. Fórmulas que deben partir del diálogo".

En todo caso, la totalidad de confederaciones de ANPA pusieron sobre la mesa otro de los problemas de esta nueva decisión, la conciliación, puesto que "no se puede atrasar" el inicio de curso "de un día para otro sin darle una alternativa correcta" a las familias.

Lacaci ha advertido de que la Xunta se encuentra ante el dilema de gestionar las consecuencias de los últimos 10 años, en los que no se han preparado los centros y no se pusieron "a la altura" de las necesidades. "Y lo estamos pagando todo".