Actualizado 24/07/2007 21:45 CET

TURISMO.- El lleno total de los albergues obliga a habilitar plazas en polideportivos y a recurrir al hospedaje privado

Peregrinos señalan que en los tramos de la ruta a partir de Sarria es "imposible" encontrar alojamiento

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La festividad del Apóstol ha provocado situaciones de colapso en los albergues de peregrinos de toda Galicia, lo que ha obligado a los ayuntamientos a habilitar otros espacios, como pabellones polideportivos, o a desviar a los turistas al hospedaje privado al no disponer de más plazas.

En algunos casos, los albergues se encuentran con una ocupación de hasta el 100% ya desde el pasado mes de mayo, como sucede en Fisterra, según confirmaron a Europa Press responsables de estas instalaciones. Allí la pasada noche, el pabellón municipal acogió a 170 caminantes y unas decenas más fueron hospedados en las inmediaciones de la oficina de Protección Civil de la villa.

La masiva afluencia de caminantes en este municipio coruñés se debe a que "un tercio" de los peregrinos no detienen su singladura en la capital gallega, sino que optan por rematar la peregrinación en el municipio costero, según resaltó la Consellería de Innovación e Industria.

Sin embargo, hay otros puntos con dificultades que estos días para encontrar alojamiento, como es el caso de Sarria y que se extiende por las siguientes etapas del Camino hasta Compostela, según comentó a Europa Press un peregrino italiano, Vincenzo Rota.

Este romano, que realizó el Camino con su hija, confiesa que en más de una ocasión se vieron obligados a alojarse en hoteles porque en los albergues ya no había espacio. Además, "los precios de estas habitaciones son mucho mayores que el de los albergues", añadió Rota.

Es similar el caso de dos hermanas checas, Irena y Petra Wagneronvá, que se toparon en Pedrafita do Cebreiro sin ningún lugar donde pernoctar, ya que todos los albergues estaban completos y no tenían dinero para alojarse en un hotel. Las hermanas calificaron de "milagro" el favor que un grupo de adolescentes les concedió, pues al verlas "en la calle" las llevaron hasta su casa y les ofrecieron comida y "un techo".

Igualmente, dos muchachas segovianas, Adriana y Sandra, que recorrieron el Camino Portugués, reconocieron a Europa Press que tras su llegada a Pontevedra "lo pasaron muy mal" porque no tenían dónde pasar la noche y sintieron que en el albergue las "dejaron tiradas". Como en el caso anterior, la solidariedad de otros peregrinos fue su "salvación", pues unos compañeros portugueses al conocer lo sucedido las acogieron en el alojamiento que ellos tenían.

CAPITAL

En la capital gallega la situación es semejante. El albergue Monte do Gozo, situado en una de las habituales entradas a la ciudad para los peregrinos, registraba hasta hoy una ocupación del 100%, aunque prevé "algo menos" para mañana porque los caminantes "suelen preferir bajar hasta el centro compostelano".

En el caso de los albergues ubicados en Santiago ciudad, se calcula que desde hoy y hasta el próximo 27 de julio no haya ninguna plaza vacante. Así, las instalaciones de San Lázaro están "a tope", igual que las instalaciones de el albergue Acuario, también en el centro compostelano.