Publicado 20/01/2021 20:08CET

La Xunta priorizará la vivienda pública que promuevan empresas privadas u otros socios en municipios medianos y pequeños

Firma del 'Pacto social pola Vivenda de Galicia 2021-2025'.
Firma del 'Pacto social pola Vivenda de Galicia 2021-2025'. - Xunta de Galicia

   Plantea vender o alquilar locales comerciales que son de su titularidad para iniciativas sociales o como viveros de empresas

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El 'Pacto de Vivenda de Galicia 2021-2025' ratifica la apuesta de la Xunta por la vivienda de promoción pública e introduce la figura de la vivienda pública concertada, es decir, cualificada por el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) como de promoción pública, pero construida por promotores privados u otros promotores públicos sobre suelo público.

   En todo caso estas viviendas públicas concertadas, según recoge el plan ratificado este miércoles en un acto en el que participó el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y al que ha tenido acceso Europa Press, estarán sometidas al mismo régimen jurídico que las promovidas directamente por el IGVS.

   El documento también subraya que, de hecho, esta modalidad --la de la vivienda pública concertada-- será "la forma prioritaria de actuación" en las localidades medianas y pequeñas de la Comunidad, donde el registro de demandantes acredite que hay demanda.

   La intención de esta figura, remarca la Xunta, es fijar una línea de colaboración público-privada con otros promotores para que construyan las viviendas con recursos propios y que el IGVS las cualifique como de promoción pública, conforme al procedimiento establecido, otorgando las ayudas a quien las compra y facilitándole también el acceso a la financiación.

   En su conjunto, el Ejecutivo autonómico quiere impulsar el acceso a la vivienda de promoción pública mediante el alquiler y también facilitar la compra a familias con rentas más bajas.

   Así, se mantendrán los convenios de colaboración firmados por el IGVS con entidades financieras cuyo objetivo es el de facilitar la compra por parte de quienes adquieran una vivienda de promoción pública promovida directamente por este organismo o por un promotor privado por medio de la figura de las viviendas concertadas.

PLAN DE CESIÓN Y VENTA DE LOCALES DE TITULARIDAD DEL IGVS

   El nuevo pacto gallego por la vivienda recoge también un epígrafe en el que se avanza que será impulsado un plan de cesión y venta de locales que son titularidad de la Administración autonómica, aunque fuentes del departamento de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda han trasladado a Europa Press que el apartado relativo a los casos y condiciones con los que se procedería a vender están aún pendientes de desarrollo.

   Por el momento, el documento del pacto recoge que en algunos grupos de viviendas de promoción pública hay bajos destinados a usos terciarios de los que solo una parte están ocupados.

   Al respecto, se avanza que este programa prevé la cesión de uso de locales a favor de entidades sin ánimo de lucro prestadoras de servicios sociales y la puesta a disposición en alquiler con carencia de tres años y, posteriormente, rentas limitadas hasta los cinco años, de los locales comeerciales titualidad del IGVS.

   "Se le prestará especial atención al impulso de iniciativas sociales o empresariales, al apoyo a personas emprendedoreas o a su uso como viveros de empresa, así como para proyectos que promuevan el desarrollo económico y cultural del ámbito", recoge el documento.

   Agrega, a renglón seguido, que la adjudicación se realizará mediante un concurso público en el que se valorará especialmente la creación de empleo en la iniciativa de implantación y la "dinamización" que pueda producir en la zona en la que se emplaza el local.

REPARACIÓN DE INFRAVIVIENDAS

   El plan recoge ayudas directas a varios colectivos para facilitar el acceso a la vivienda --rentas bajas y jóvenes por ejemplo--, así como para acciones de rehabilitación, y también para municipios. Pero pone el foco, además, en la colaboración con las entidades locales para frenar la prevención de la exclusión residencial.

   Entre las medidas para ello, se contemplan subvenciones dirigidas a prestar apoyo a los ayuntamientos de Galicia de menos de 10.000 habitantes para que puedan ayudar "con carácter urgente" a quienes vivan, en condición de propietarios, en una infravivienda y no dispongan de recursos económicos para acometer obras que permitan tener "mínimas condiciones de habitabilidad".

   Estas ayudas también buscan permitir a los ayuntamientos de tamaño más reducido rehabilitar infraviviendas de su patrimonio municipal que se encuentren en mal estado de conservación para destinarlas a solucionar problemas de residencia de quienes acrediten unos ingresos ponderados inferiores al IPREM.

IMPULSAR LA REGENERACIÓN DE ALDEAS ABANDONADAS

   El pacto también recoge un programa de actuación para núcleos rurales en estado de abandono y recuerda que los ayuntamientos podrán crear un registro de núcleos rurales en estado de abandono, en el que se inscribirán las edificaciones residenciales que conforman dicho núcleo.

   También podrán --recuerda el texto-- convocar, "de oficio o por solicitud de la persona interesada", un procedimiento para la venta o alquiler de todos o parte de los inmuebles residenciales inscritos en el registro --subraya-- "de forma voluntaria".

   A tales efectos, avanza que el IGVS creará una plataforma informática para poner a disposición de los ayuntamientos, que les facilite la "gestión" de estos núcleos. La Administración gallega "ultima", según fuentes consultadas por Europa Press, esta herramienta que ya había sido anunciada y que, entre otras cuestiones, aspira a facilitar el contacto con compradores que puedan estar interesados en adquirir inmuebles de aldeas abandonadas.

   Además, el pacto suscrito acompaña este programa con ayudas para quienes autopromuevan, precisamente, la reconstrucción de viviendas en estado de abandono en pequeñas localidades que pierden población.

Para leer más