Actualizado 11/03/2009 17:48 CET

Los temporales de invierno incrementan un 100% la recogida de residuos en las playas pitiusas

IBIZA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las grandes lluvias y los temporales que han azotado el archipiélago los últimos meses son los responsables del "notable incremento" de residuos recogidos en las playas de las islas, y que en Eivissa supone un aumento de un 100%.

Así lo anunció hoy el director general de Qualitat Ambiental de la Conselleria de Medio Ambient, Josep Lliteres, que presentó en Eivissa el balance del trabajo de las brigadas de limpieza del Govern.

Desde noviembre y hasta febrero se recogieron cerca de 65.000 kilos de residuos en toda Balears, de los cuales 8.282 fueron en Eivissa y 1.749 en Formentera. Unos datos que, en comparación con los de años anteriores, aumentan de manera espectacular en las cuatro islas.

Según Lliteres, estas acciones son muy interesantes "de cara al medio ambiente, a la economía y a la cooperación municipal", puesto que recordó que la competencia de la limpieza de playas corresponde a los consistorios. De hecho, para el director general en invierno "es cuando los ayuntamientos lo tienen más difícil para mantener las playas de manera adecuada".

Asimismo, Lliteres resaltó que en la campaña de este año, la más importante de los últimos ejercicios en cuanto a los montantes recogidos, "nos hemos encontrado con una gran cantidad de restos naturales". Así, la mayoría de las recolectas se centraron en maderas naturales y envases, aunque también se registró una importante recogida de maderas artificiales, papel y cartón o materia orgánica.

LA RETIRADA DE LA POSIDONIA

Por otro lado, el responsable de la dirección general de Qualitat Ambiental, también destacó que la retirada de la posidonia no forma parte de esta campaña. En este sentido, Lliteres aseguró que esta planta "no es un residuo, sino un producto natural", motivo por el cual el Govern no la aparta de las playas, tal y como han pedido los empresarios hoteleros en reiteradas ocasiones.

Asimismo, tanto el director general como el conseller insular de Medio Ambient, Albert Prats, recordaron que la limpieza de playas es una competencia municipal y que esta actuación -retirada de posidonia- es necesario que se incluya en un protocolo que deben elaborar los ayuntamientos para definir la gestión de la limpieza de la costa.

"Hace falta poner en papel un protocolo", matizó Lliteres. De todos modos, el director general de Qualitat Ambiental expuso que de cara a Semana Santa las playas estarán en perfecto estado de revista. De hecho, señaló que las brigadas de limpieza trabajarán hasta finales de mayo, momento en el que los equipos municipales tomarán el relevo de estas actuaciones.