Actualizado 16/06/2007 16:08 CET

27-M.- Calvo toma la vara de mando del Ayuntamiento de Palma exigiendo "lealtad y honestidad" a su equipo de gobierno

La nueva primera edil promete seguir el ejemplo de la "visión de futuro" del ex alcalde socialista Ramón Aguiló

PALMA DE MALLORCA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

La nueva alcaldesa de Palma, Aina Calvo (PSOE), tomó hoy la vara de mando del Consistorio de la capital balear dirigiéndose a todos los recién nombrados concejales y, especialmente, a los que formarán su equipo de gobierno, para reclamarles "lealtad y solidaridad" entre las distintas áreas de gestión, así como "honestidad y transparencia" en el desarrollo de su labor.

En el discurso pronunciado tras su nombramiento como primera edil durante el acto de constitución de la nueva Corporación municipal, Calvo garantizó que, mientras dure su mandato, la corrupción no se dará en ella ni en ningún miembro del Ejecutivo municipal. "No es cierto que el poder corrompa, es que hay políticos que corrompen el poder", aseveró.

Agradeció también el apoyo recibido de los Grupos municipales recién formados del Bloc y UM --ya que su voto favorable permitió sumar un total de 15 apoyos, superando los 14 recibidos por la 'popular' Catalina Cirer y dejando a la hasta ahora jefa del Consistorio, en las filas de la oposición--.

En este sentido, aseguró que el "respeto a la palabra dada", la energía, la ilusión por el cambio y el ánimo de consultar y consensuar serán las guías que rijan su manera de gobernar. "Todos los ciudadanos de Palma encontrarán siempre mi puerta abierta y mi respeto. Huiré del sectarismo y haré que incluso la gente que discrepe, se sienta a gusto y orgullosa de su ciudad", prometió.

El ex alcalde socialista Ramón Aguiló, presente en el Salón de Plenos durante todo el acto de investidura, mereció una mención especial por parte de Calvo, quien alabó la "visión de futuro" de Aguiló y su labor de transformación de la ciudad. "Palma demanda sentido común y planificación con aportaciones de cuanta más gente mejor, no golpes de efecto", apostilló.

Entre los objetivos de legislatura enumerados por Calvo en su parlamento, citó la mejora de la participación ciudadana, la revisión del Plan Urbano, el aumento de la disciplina urbanística, más zonas verdes, seguridad y limpieza, así como una apuesta decidida por el transporte público y los aparcamientos de vehículos situados en la periferia del núcleo urbano.

También se refirió a la necesidad de mejorar el acceso de la vivienda, sobre todo para los jóvenes, eliminar las barreras arquitectónicas, promover la igualdad y la tolerancia y proteger el patrimonio, la lengua y la cultura, además de dirigir Palma hacia un turismo de calidad en sintonía con el sector y con los pequeños comercios, incidir en la política educativa y asegurar la "igualdad de derechos y obligaciones para todos los ciudadanos de Palma, vengan de donde vengan".

Las palabras de la nueva alcaldesa fueron pronunciadas como clausura del acto de constitución de la Corporación municipal y después de que cada uno de los regidores hubiera jurado o prometido --dependiendo del caso-- su cargo, para poder así dar su voto a la candidata correspondiente. El sistema de votación fue por nombramiento en voz alta.

Cada uno de los ediles pronunció su juramento o promesa de lealtad al Rey y a la Constitución y de cumplimiento de las obligaciones del cargo de regidor. Cabe destacar que todos los concejales --salvo María Isabel González (PP)-- dijeron sus palabras en catalán. También llamó la atención los comentarios que algunos de ellos añadieron a la expresión protocolaria.

María Cristina Ferrer (PSOE) incluyó su compromiso "feminista y socialista", mientras que la número dos de la lista del Bloc, Nanda Ramón, añadió a su promesa de lealtad a la Carta Magna la coletilla "... y sin renunciar al derecho de autodeterminación de mi pueblo". El resto del acto siguió el protocolo, con la única excepción de la referencia del edil 'popular' Sebastià Sansó, quien remarcó al dar su voto a Cirer que lo hacía "por convicción, por coherencia, por lealtad al partido y por la gran persona que es".

Al finalizar el pleno y ser felicitada la nueva alcaldesa de Palma por mucha de la gente que abarrotaba la Casa Consistorial engalanada para la ocasión, Calvo salió al balcón del Ayuntamiento para saludar a la multitud de personas que ocupaba la plaza de Cort. Destacó la presencia de pancartas de la plataforma 'Salvem La Real' y de una bandera de la II República española.

"Dónde están, no se ven, los niñatos del PP", "Cirer burguesa, no vayas de payesa", "No llego a fin de mes, por culpa de IB3" y "Salvem La Real" fueron algunos de los vítores que la gente gritó desde la calle, en un intento de reprochar al anterior equipo de gobierno del PP los hechos que han levantado más polémica durante los últimos cuatro años.