La Audiencia juzga desde el martes por asesinato al hombre acusado de quemar viva a su expareja y su bebé en Alcúdia

Pines y lazos contra la violencia de género
PARLAMENT IB - Archivo
Publicado 09/11/2018 17:50:25CET

PALMA DE MALLORCA, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares juzgará desde el martes a C.P.F. por el asesinato de su expareja en Alcúdia en 2016, a la que quemó viva, y por la tentativa de asesinato contra el hijo de ambos, de 22 meses de edad en el momento de los hechos.

Por estos hechos, la Fiscalía pide 39 años de cárcel y una indemnización de casi un millón de euros para el menor.

El crimen tuvo lugar en junio de 2016, cuando víctima y acusado convivían en un mismo domicilio en Alcúdia y llevaban un tiempo con una relación inestable. El 28 de junio, mantuvieron una discusión y la mujer le dijo que no quería continuar con él. No obstante, accedía a que continuara viviendo en la finca.

Según el escrito del fiscal, el hombre se marchó de la casa advirtiendo a la mujer de que volvería para matarla. El acusado pasó aquella noche fuera y a la mañana siguiente, sobre las 7.30 horas volvió a la casa con un litro de gasolina, decidido a acabar con la vida de la mujer.

El hombre sabía que el niño dormía con la madre habitualmente y, según la Fiscalía, se aprovechó de que al ser muy temprano sus víctimas todavía no se habrían despertado. Sin embargo, para entrar en la vivienda tuvo que golpear fuertemente la puerta porque la mujer la había cerrado por dentro con un alambre la noche anterior por precaución.

El ruido alertó a la mujer, que salió de la habitación y se encontró con el acusado. Según el fiscal, en ese momento la roció deliberadamente con gasolina al pie de la puerta del dormitorio y le prendió fuego con un encendedor.

En este punto del relato, la Fiscalía resalta que el hombre era consciente de que de este modo dejaba a la mujer sin posibilidad de defenderse y aumentaba "inhumanamente" su dolor. También mantiene que sabía que de esta forma el fuego se podría propagar rápidamente y alcanzar al menor, que estaba todavía durmiendo en el interior del dormitorio.

LA MUJER SALTÓ POR LA VENTANA CON EL NIÑO EN BRAZOS

La Fiscalía prosigue relatando que la mujer, envuelta en llamas, corrió a coger al menor y saltó al exterior, con él en brazos, por la ventana de la habitación. Consiguió escapar del lugar con el niño y la perra de la familia conduciendo su propio coche hasta la casa de su madre.

Llegó gravemente afectada por las quemaduras, pidiendo auxilio. "Mamá, me muero, me ha quemado, me muero de dolor", dijo a su madre.

Según recoge la acusación, la mujer no perdió en ningún momento la conciencia, por lo que tuvo que padecer "un extraordinario sufrimiento tanto físico como psíquico". Cuando los servicios sanitarios llegaron la tuvieron que sedar con gran cantidad de medicación, y aun así no fue suficiente y se tuvo que aumentar la dosis al llegar al hospital.

La mujer sufrió quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo, con quemaduras de segundo grado profundo en las piernas que forzaron un traslado urgente al Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. Tras múltiples intervenciones, acabó falleciendo el 8 de agosto de 2016. Tenía 34 años.

CASI UN MILLÓN DE EUROS DE INDEMNIZACIÓN PARA EL NIÑO

En cuanto al niño, sufrió quemaduras de primer grado en la cara y una pierna, que afectaron a menos del 10 por ciento de su cuerpo, y contusiones.

La Fiscalía reclama para el menor una indemnización de 990 euros por las lesiones y otra de 990.000 por la pérdida de su madre. También exige retirar al acusado la patria potestad e imponerle una orden de alejamiento durante 25 años.

Por otro lado, el Ministerio Público solicita 44.000 euros de indemnización para cada uno de los padres de la mujer asesinada y 13.780 euros para las propietarias de la vivienda donde tuvo lugar el crimen, en concepto de compensación de los daños materiales.

En cuanto a la pena de cárcel, se compone de 25 años de prisión por el delito de incendio en concurso con el asesinato consumado de la mujer más 14 años por la tentativa contra el hijo. El fiscal aprecia alevosía y ensañamiento en ambos casos, así como la agravante de parentesco. El hombre, de 38 años, lleva en prisión provisional desde el 30 de junio de 2016.

Contador