Publicado 24/02/2022 14:04

Cerca de 16.500 pacientes de Baleares padecen epilepsia, de los que el 30% no responde al tratamiento farmacológico

El director gerente, Josep Pomar, entrega la acreditación de la Unidad a la Dra. Ana Belén Martínez.
El director gerente, Josep Pomar, entrega la acreditación de la Unidad a la Dra. Ana Belén Martínez. - GOVERN

La cirugía de la epilepsia puede ser una alternativa para eliminar las crisis

PALMA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 16.500 pacientes de Baleares padecen epilepsia, un trastorno del sistema nervioso central en el que se altera la actividad cerebral, que provoca convulsiones e, incluso, pérdida de la conciencia. Del total, el 30 por ciento no responde al tratamiento farmacológico.

Según ha detallado el Govern este jueves en nota de prensa, se trata de una de las patologías neurológicas más frecuentes y se calcula que afecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo --también tres de cada diez no responden al tratamiento farmacológico--, lo que la convierte en un problema de salud pública. Por ello, han considerado que la cirugía de la epilepsia puede ser una alternativa para eliminar las crisis.

Desde 2011, el Hospital Universitario Son Espases cuenta con un comité multidisciplinario de Cirugía de la Epilepsia, que se encarga de debatir los casos de epilepsia farmacorresistentes que se consideran potencialmente tributarios de cirugía y de tomar las decisiones sobre su tratamiento.

La cirugía de la epilepsia se define como una intervención neuroquirúrgica que pretende aligerar una epilepsia intratable con fármacos. El objetivo es conseguir la desaparición de las crisis, minimizar sus efectos adversos y mejorar la calidad de vida del paciente.

En este sentido, se calcula que, aproximadamente, el cinco por ciento de los pacientes con epilepsia se benefician actualmente del tratamiento quirúrgico, una cifra que aumentará en los próximos años "gracias al desarrollo de nuevos procedimientos y de la evolución tecnológica".

Principalmente, son dos las indicaciones para llevar a cabo una cirugía de epilepsia. Por una parte, la presencia de una epilepsia intratable --en la que el paciente no responde al tratamiento farmacológico, las crisis interfieren en su vida diaria y con una duración de la enfermedad de al menos dos años-- y, por otra, que se trate de un síndrome potencialmente remediable con cirugía.

El Comité de Cirugía de la Epilepsia, formado por un equipo multidisciplinario de especialistas con formación en dicha materia, realiza una evaluación prequirúrgica para decidir si el paciente es tributario de cirugía y, si es así, de qué tipo de cirugía.

Desde 2006, Son Espases ha realizado 40 implantaciones de estimuladores del nervio vago para reducir las crisis, y desde 2016 se han hecho siete cirugías de epilepsia resectivas, en las que se han eliminado completamente o casi completamente las crisis que padecían los pacientes.

El objetivo de la Unidad de Cirugía de la Epilepsia es convertirse en una unidad médica quirúrgica compleja con capacidad para tratar más pacientes y aumentar el número de personas que pueden beneficiarse de dicha cirugía mediante el uso de técnicas invasivas y nuevos procedimientos.

PROGRAMA DE ACREDITACIÓN DE UNIDADES DE SON ESPASES

La Unidad de Cirugía de la Epilepsia es la primera que participa en el Programa de Acreditación de Unidades de Son Espases (Pause), en el que la medida de la experiencia del paciente, las prácticas clínicas de valor, la cualidad y la seguridad del paciente, la innovación y el trabajo multidisciplinario son la base del nuevo modelo de gestión clínica que desea implementar el hospital.

Durante más de un año, todos los profesionales de la Unidad de Cirugía de la Epilepsia, encabezados por la neuróloga Ana Belén Martínez y las enfermeras María Teresa Martínez y Helena Lloret, y en la colaboración con la Unidad de Calidad, con el Servicio de Atención al Usuario, con el Servicio de Control de Gestión y con el Grupo Funcional de Historia Clínica Electrónica, han trabajado en el diseño de los procesos y en incorporar la voz del paciente.