Actualizado 08/04/2021 17:20 CET

Colegio de Médicos lamenta que la ciudadanía "tenga más miedo a la vacuna que al virus" por vaivenes en decisiones

Archivo - Un empleada sanitaria suministra la vacuna contra la Covid-19.
Archivo - Un empleada sanitaria suministra la vacuna contra la Covid-19. - Isaac Buj - Europa Press - Archivo

El presidente del Colegio de Médicos, José Manuel Valverde, se muestra partidario de dejar de vacunar con AstraZeneca solo a menores de 30 años

PALMA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Colegio Oficial de Médicos de Baleares (Comib), José Manuel Valverde, ha lamentado este jueves que la ciudadanía "tenga más miedo a las vacunas que al virus", una situación que ha calificado de "inconcebible" debida, principalmente, a los vaivenes y la mala comunicación por parte de las autoridades.

Valverde, en declaraciones a Europa Press, ha reconocido que la población está "asustada" y que incluso se están dando casos de personas que no quieren vacunarse o les da "terror", tras los últimos cambios de criterio en relación a la administración del preparado de AstraZeneca, vinculado a casos de trombos.

El presidente del Comib ha achacado este sentimiento generalizado de inseguridad, principalmente, a la mala comunicación por parte de las autoridades sanitarias y a los "vaivenes" que se han ido sucediendo que, a su juicio, únicamente generan "desorientación".

Valverde ha criticado las actuaciones de las autoridades sanitarias, tanto estatales como autonómicas, a quienes ha acusado de ser "más papistas que el papa" en relación a las paralizaciones o suspensiones de la vacunación.

"Ser prudente está bien pero si existe un organismo como la Agencia Europea del Medicamento que autoriza y garantiza la administración de la vacuna, ¿de qué sirve si luego cada estado o cada comunidad autónoma toma sus propias decisiones?", se ha preguntado.

En relación precisamente a la EMA, Valverde ha recordado que la agencia ha establecido los porcentajes de episodios y su inclusión en los prospectos de los preparados.

En esta línea, ha insistido en que medicamentos de uso habitual como el paracetamol o el ibuprofeno tienen efectos y problemas asociados en mayores porcentajes que los detectados en el caso de las vacunas de AstraZeneca.

"Los fármacos que no tienen efectos secundarios lo más probable es que tampoco tengan efectos primarios", ha apuntado. Según ha explicado, en esta cuestión entra en juego la necesidad de sopesar los beneficios y los riesgos y los primeros, hoy por hoy, son infinitamente mayores que los riesgos "serios y de mortalidad" que tiene desarrollar un Sars-Cov-2, cuando además los episodios de trombosis tienen tratamiento.

Además, ha añadido, la vacuna de AstraZeneca "no es peor que las demás" ni tiene más efectos secundarios que las otras. "La mejor vacuna es la que te pones", ha apuntado.

Por otra parte, llegados al punto de paralizar o prohibir la administración, según el presidente del Colegio de Médicos ya hay datos suficientes para concretar y restringir la administración y no suspenderla de manera generalizada.

En este sentido, si hay que plantearse la suspensión, ha propuesto que se deje de administrar solo a los menores de 30 años, franja en la que se han observado porcentajes mayores --del 1 o 2 por 100.000-- y no en edades superiores, cuando los porcentajes de reacciones disminuyen significativamente.

Además, según ha apuntado, las reacciones se han observado en mujeres que toman anticonceptivos y fuman y, según ha criticado, "a nadie se le ocurre decir que se prohíba el tabaco o los anticonceptivos".

Contador

Para leer más