Publicado 13/02/2016 18:29CET

Cort explica que los taxis que hacen 'taxitour' pueden detenerse en la Seu pero no aparcar

PALMA DE MALLORCA, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Palma ha explicado este sábado que los taxis que prestan el servicio 'taxitour' tienen permitido detenerse en la zona de la plaza del Obispado, pero no aparcar, ya que desde el 1 de febrero está prohibido estacionar junto a la Catedral.

Así se ha expresado Cort en una nota informativa, después de que la Asociación de Vecinos de la Seu criticara la presencia de taxis en el mirador, a pesar de la prohibición, encaminada a proteger el entorno de la Catedral y evitar la contaminación visual.

Según ha indicado el consistorio, en la Comisión de Seguimiento del Taxi, órgano que aglutina a todos los representantes del servicio de taxi de la ciudad de Palma y que es convocado periódicamente por la concejalía de Movilidad, se comunicó además de la prohibición la necesidad de racionalizar el uso que hacen los taxistas sobre la posibilidad de detenerse en la zona de la plaza del Obispado, en la cabecera de la Seu.

"Con esta posibilidad, que no es una parada oficial, se ha consentido la espera de los taxistas que prestan el servicio de 'Taxitour'", ha explicado el concejal de Movilidad, Joan Ferrer. 'Taxitour' es una modalidad de trayecto dirigido a determinados turistas que quieren conocer la ciudad de forma rápida y que dispone de tres rutas diferenciadas por distancias y tiempo.

En este sentido, el Ayuntamiento comunicó que sólo podrían detenerse los taxis que presten el servicio de 'Taxitour' cumpliendo una serie de requisitos.

El taxista podrá permanecer solamente el tiempo indispensable para esperar la salida del cliente que esté en el templo catedralicio, una visita incluida dentro de las rutas diseñadas. Además, deberá esperar con el motor parado y sin poder separarse del vehículo, ya que "separarse significaría estar en estacionamiento, lo que está prohibido en el decreto que regula la nueva distribución de los aparcamientos".

Asimismo, como máximo pueden detenerse los taxis que quepan en eln cuadrado de piedra que dibuja el mismo pavimento de la plaza y que lo diferencia del resto del pavimento de esta área. Según ha indicado Cort, si los taxis se sitúan en esta estricta formación, pueden caber en ella un máximo de ocho vehículos.

De este modo, lo que no se permite es el estacionamiento o la parada corta fuera de este espacio. Los taxistas que no quepan, pueden esperar a sus clientes a otro lugar (parada cercana a pza. de Cort; avenida Antoni Maura; escollera, etc.).

El turista, cuando termine la visita, puede llamarlos por teléfono para que pasen a recogerlo o pactar una hora exacta de recogida del usuario en un lugar preestablecido.

Para facilitar esta tarea de localización en particular, y de mejora del servicio de 'Taxitour' en general, el Ayuntamiento se ha ofrecido a editar unas guías informativas del servicio que incluirán un espacio para anotar el nombre y teléfono del conductor.

Por todo esto, el Ayuntamiento ha reafirmado su "compromiso de vigilancia de la zona Acire Catedral", lo que implica que "no sólo se tomarán medidas para controlar el acceso de vehículos no autorizados, sino que también se vigilará internamente para que ningún vehículo autorizado, como es el caso de los taxis, pueda estacionar fuera de esta zona acotada tal y como se ha visto en las fotografías publicadas hoy y que denuncian, con toda la razón, los vecinos".

Para leer más