Los desempleados mayores de 55 años representan el 11% del total en Baleares, cuatro puntos más que hace una década

Publicado 19/06/2019 16:38:56CET
EUROPA PRESS - Archivo

PALMA DE MALLORCA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El porcentaje de desempleados mayores de 55 años ha aumentado en Baleares hasta representar el 11,2 por ciento del total de parados, cuatro puntos más que en 2009, cuando eran el 6,9 por ciento.

Así lo ha resaltado la Fundación Adecco en el informe '#TuEdadEsUnTesoro: mayores de 55 años en el mundo laboral', en el que atribuye este fenómeno al envejecimiento población y a la "cronificación del desempleo".

A escala nacional se repite la misma tendencia y los mayores de 55 años también incrementan su proporción sobre el total de parados. Igualmente, en cifras absolutas también se aprecia un incremento, al pasar de unos 7.700 parados en este grupo de edad en 2009 a 11.900 en el primer trimestre de 2019, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

ENVEJECIMIENTO POBLACIONAL

Adecco considera que la principal razón de este incremento es el envejecimiento poblacional. Baleares alcanza su máximo histórico del índice de envejecimiento, con un 98 por ciento en 2018 frente al 83 por ciento de hace una década. Se espera que siga incrementándose durante los próximos ejercicios.

Para Fundación Adecco, el descenso bruto de la tasa de natalidad en las Islas, unido al incremento de la esperanza de vida, son los responsables de que la fuerza laboral senior "tenga un peso cada vez mayor", y que, por tanto, se incremente el grupo de profesionales sin empleo que van a parar a esta franja de edad.

CRONIFICACIÓN DEL EMPLEO

Sin embargo, también considera "significativa" la "cronificación del desempleo". "Muchos mayores pierden su empleo tras años en la misma empresa y se sienten desorientados a la hora de afrontar una nueva búsqueda, lo que alarga el tiempo que tardan en encontrar esa oportunidad laboral", han explicado desde la Fundación.

Al mismo tiempo, "una importante masa de seniors (fundamentalmente mujeres) siguen incorporándose al mercado laboral tras largos periodos de inactividad, para compensar los efectos de economías resentidas por los efectos a largo plazo de la crisis: devaluación salarial, disminución de ingresos y, en definitiva, pérdida de calidad de vida".

Por ello, las personas mayores de 55 años "pasan de la inactividad al desempleo de larga duración, debido, en primer lugar, a las dificultades y el desconocimiento a la hora de reciclarse profesionalmente, así como a la discriminación que experimentan".

En el conjunto de España, el 61 por ciento de los parados mayores de 55 años lleva más de un año sin trabajar, por lo que se consideran parados de larga duración. El 43 por ciento no trabaja desde hace más de cuatro años.

El estudio revela que el 83 por ciento de los responsables de Recursos Humanos no contrató a ningún trabajador mayor de 55 años en el último año. Así, el 40 por ciento admite que la edad le genera dudas a la hora de contratar a trabajadores veteranos principalmente porque piensan que sus conocimientos estarán obsoletos; no encajarían en la plantilla de sus empresas porque la mayor parte de sus trabajadores son jóvenes y su absentismo será superior ante mayores problemas de salud.

Por su parte, el 45 por ciento de los reclutadores explica que no ha contratado a ningún trabajador mayor de 55 años en el último año porque no ha habido ofertas laborales para este grupo de edad.

Según advierte el estudio, los prejuicios a los que se enfrentan los 'seniors' tienen un impacto directo en su autoestima: el 90 por ciento opina que su edad le perjudica en la búsqueda de empleo y admite sentir inseguridad cuando acude a las entrevistas de trabajo. Tanto es así, señala la Fundación Adecco, que un 58 por ciento considera que no podrá volver a trabajar nunca.

Contador

Para leer más